Complejos sexuales: cómo superarlos

Complejos sexuales: cómo superarlos

Vivimos en una sociedad extremadamente preocupada por la imagen. Las comparaciones físicas y los complejos que esto llega a ocasionar tienen una repercusión negativa sobre la calidad del sexo. Sin embargo, es posible superar los complejos sexuales.

Las comparaciones son odiosas

Nuestra sociedad vive por y para la imagen. Desde la buena presencia exigida a las mujeres en las entrevistas de trabajo hasta envases atractivos, publicidad llamativa y una moda que ya no sabe cómo reciclarse.

Incluso el cuerpo de la mujer se ha convertido en algo que moldear al gusto de las tendencias. Así se desató, entre otras, la moda del thigh gap (espacio entre los muslos) que supone un riesgo para la salud.

Las redes sociales son otro escaparate que refleja a la perfección nuestros complejos. Fotos retocadas, filtros, ángulos que disimulen los “defectos” y un abanico de poses para resultar más atractivos/as y/o simpáticos. Necesitamos gustar y ser aceptados desesperadamente.

Tanto esfuerzo para ajustarse a lo que se considera bello y aceptable socialmente parece ir en contra de la otra tendencia social existente, que es la de diferenciarse del resto por todos los medios y parecer original.

Estas contradicciones y esta búsqueda de la perfección afectan a diferentes planos de nuestra vida. Así, podemos hablar también de los complejos sexuales. Puesto que en el sexo no tenemos cómo disimular o esconder lo que no nos gusta, no nos queda más remedio que aprender a vivir con nuestro propio cuerpo.

Lejos de buscar parecernos a un canon o a alguien en concreto, hay que saber quererse tal y como somos. Todo lo que vemos en los medios de comunicación dista bastante de ser real. Además, hombres y mujeres de todo el mundo comparten esas llamadas imperfecciones, como pueden ser la calvicie o la celulitis.

Superar los complejos sexuales nos permitirá sentirnos mejor con nosotros/as mismos/as y disfrutar de una sexualidad plena. Al fin y al cabo vamos a vivir toda nuestra vida con el mismo cuerpo. Cuanto antes lo aceptemos como es, mayor será nuestra calidad de vida.

Cuáles son los complejos sexuales más comunes

Como decimos, todos los mortales tenemos las mismas características. La celulitis, por ejemplo, que siempre ha sido parte del cuerpo femenino, nunca supuso un problema. Hay que dar las gracias a las revistas de moda por convertir la grasa natural del cuerpo en algo que debemos erradicar. Este es uno de los principales complejos sexuales en ellas.

En el caso de los hombres, tanto la calvicie temprana como el exceso de vello corporal derivan en complejos sexuales. Aunque han tenido más suerte con los rankings de actores calvos sexis y la comparación del vello con la virilidad, lo cierto es que en el día a día su aceptación es menor.

En líneas generales, tanto hombres como mujeres comparten los mismos complejos sexuales. Estos giran en torno a los complejos físicos, por un lado, y por otro, al miedo a no ser buenos/as amantes. Se trata, en cualquier caso, de un problema de autoestima que puede solucionarse.

Complejos sexuales más frecuentes en las mujeres

Los complejos sexuales en las mujeres pueden agruparse en tres grandes grupos. Aunque pueden existir muchos más, la mayoría encajan dentro de alguno de ellos. Próximamente hablaremos de los complejos sexuales en los hombres. Los de las mujeres son los siguientes:

Complejos sexuales relacionados con el físico y la aceptación de este

Los complejos sexuales que aparecen dentro de esta categoría son todos aquellos que tienen que ver con nuestro cuerpo. Tener unos kilos de más, las estrías, la celulitis, el pecho caído, no tener curvas, etc. La lista de exigencias hacia la mujer es tan larga que pocas son las mujeres que podrían quitarse la ropa con tranquilidad.

Esta inseguridad derivada del físico crea grandes complejos sexuales. Esto supone que durante las relaciones sexuales, en lugar de entregarse a la experiencia y disfrutar, ellas están pendientes de cómo su cuerpo será visto en todo momento.

Para poder superar estos complejos sexuales debemos entender que casi siempre se trata de actitud. ¿Cuántas veces hemos conocido a alguien que aunque no era especialmente guapo/a, tenía algo encantador? Aquello que hace a estas personas atractivas es la seguridad en sí mismas. Seguirán siendo conscientes de sus puntos débiles, pero han aprendido a vivir con ellos.

Es conveniente recordar también que los hombres no prestan tanta atención a los detalles como lo hacen ellas.

Complejos sexuales por no ser buena amante

Dentro de este grupo, los complejos sexuales hacen referencia a la calidad como amantes. La influencia de la pornografía y esos estudios que garantizan que las mujeres son multiorgásmicas dificultan la naturalidad.

La educación sexual y el cine sitúan a la mujer como un objeto sexual al servicio del hombre. Así, lo que prima es la satisfacción de este, dejando a un lado el placer de la mujer. Ellos pueden alcanzar el orgasmo en un intervalo de entre 3 y 5 minutos, mientras que ellas pueden necesitar el triple. Esto, sumado a unas relaciones coitocéntricas en las que el clítoris no es el protagonista, hacen que la mujer no disfrute tanto como debería.

Ser buena amante no consiste en darle al hombre todo lo que necesita. Consiste en saber cómo obtener la propia satisfacción y en aprender a conseguirla en pareja. Así, ambos pueden ser la guía del otro hasta que se conozcan lo suficiente. Estos complejos sexuales pueden superarse aprendiendo a experimentar.

Complejos sexuales por la imagen que se da como mujer

La educación sexual represiva que recibimos es responsable de muchos complejos sexuales. Los medios de comunicación muestran a mujeres sexis y provocativas. Pero al mismo tiempo, se condena a aquellas que disfrutan de su sexualidad sin preocuparse por la opinión ajena.

Esta dicotomía resulta frustrante hasta el punto de no saber cómo actuar. Ser demasiado fácil o ser demasiado aburrida. Cualquier comportamiento es susceptible de ser juzgado, lo que deriva en los complejos sexuales.

Si queremos superar este tipo de complejos sexuales hay que hacer un esfuerzo y dejar de escuchar las opiniones ajenas. Lo que sentimos con cada persona varía. Algunas veces apetecerá una relación sexual de una sola noche mientras que otras se preferirá esperar o dejar que surja de forma natural.

Tanto hombres como mujeres sienten los mismos deseos y tienen las mismas necesidades sexuales. Nadie debería ser juzgado por cómo vive su sexualidad, sino que habría que aceptar esta libremente. Así nos ahorraríamos muchos complejos sexuales.

Complejos sexuales: cómo superarlos
5 (100%) 1 vote
Written By
More from farmaciasexual

Cómo seducir a un hombre: 7 consejos infalibles

¿Tienes claro cómo seducir a un hombre? La idea de que los...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *