Diferencias entre los orgasmos femeninos y masculinos

Diferencias entre los orgasmos femeninos y masculinos

Tanto hombres como mujeres pueden experimentar orgasmos placenteros. Sin embargo, aunque hay similitudes, también existen diferencias entre los orgasmos femeninos y masculinos. En esta nueva entrada en nuestro blog conoceremos de cuáles se trata.

Qué es un orgasmo

Antes de adentrarnos en las diferencias entre los orgasmos femeninos y masculinos es conveniente conocer qué es un orgasmo exactamente. Este viene a ser la respuesta que nuestro cuerpo nos da como consecuencia de los estímulos que ha recibido durante las fases previas.

Estas fases son la excitación y la meseta. Cuando el deseo sexual va aumentando, la sangre se acumula en los genitales y en los músculos pélvicos. Debido a la cantidad de sangre, la tensión también se incrementa, y cuando se alcanza el punto más alto, es el momento en el que se tiene un orgasmo. Esto se debe a que se envían mensajes a la médula cerebral que responde provocando contracciones.

Más allá de las diferencias entre los orgasmos femeninos y masculinos, lo que está claro es que ambos son placenteros. La reacción cerebral tanto en hombres como en mujeres es la misma, puesto que el proceso fisiológico es también el mismo en los dos.

Las diferencias entre los orgasmos femeninos y masculinos residen más bien en la duración, la intensidad y la frecuencia o la capacidad multiorgásmica. En ambos orgasmos se libera oxitocina, que produce contracciones, y viene a ser la hormona del placer. Además, se experimentan sensaciones como aumento de la temperatura corporal, presión y cosquilleos.

Diferencias entre los orgasmos femeninos y masculinos

Antes de llegar al orgasmo, es necesario atravesar diversas fases. Los hombres tienen la capacidad de alcanzarlo en menos tiempo que las mujeres. Así, la media de los hombres está entre 3 y 5 minutos, mientras que ellas necesitan alrededor de 15 minutos. Comenzamos con las diferencias entre los orgasmos femeninos y masculinos.

Fases previas al orgasmo

Las diferencias entre los orgasmos femeninos y masculinos empiezan a verse desde antes de que este tenga lugar. Durante la fase de la excitación, la tensión sexual se incrementa en ambos, con la aceleración de la respiración y el ritmo cardíaco.

En ellos, la respuesta que se produce ante la excitación es la erección del pene. Los testículos también se elevan y el saco escrotal aumenta su tamaño al ensancharse. En las mujeres, los pezones se ponen erectos y los senos se hinchan. En sus genitales, se produce una relajación de los músculos, permitiendo a la vagina expandirse, y el clítoris y los labios comienzan a aumentar su tamaño.

Durante la fase de la meseta, también hay diferencias entre los orgasmos femeninos y masculinos, o en su evolución hacia estos. La excitación sigue avanzando y el pene consigue una erección completa. En ellas, el clítoris modifica su posición y se retrae, y tanto este como los labios menores cambian de color, oscureciéndose. El útero se eleva.

El orgasmo femenino

Cuando llegamos al orgasmo, comenzamos a observar las diferencias entre los orgasmos femeninos y masculinos más notables. Las contracciones que se producen en el clímax femenino comienzan a intervalos de un segundo o algo menos, pudiendo tener desde 3 contracciones hasta más de 15, si logra intensificar su orgasmo.

Los intervalos entre las contracciones comienzan a disminuir, tras producirse una respuesta en todo el organismo. Si la estimulación continúa, la mujer puede comenzar con facilidad otro nuevo ciclo. Aunque no todas las mujeres logran alcanzar varios orgasmos en una misma relación sexual, la capacidad sí que la tienen.

El límite en el número de orgasmos aparecerá según su cansancio o su deseo de seguir siendo estimulada. Esta es una de las principales diferencias entre los orgasmos femeninos y masculinos.

Algunas mujeres logran eyacular durante el orgasmo cuando se estimula el punto G. Aunque resulte similar a la eyaculación masculina, hay diferencias entre los orgasmos experimentados. No a todas las mujeres les resulta agradable este tipo, ya que viene acompañado de una sensación de querer orinar.

El orgasmo masculino

Las contracciones masculinas tienen un máximo de unas 10, con intervalos también de un segundo o menos. La intensidad es la que determina esta frecuencia. Así, un orgasmo podría durar desde un par de segundos hasta los 8, si logra uno muy intenso.

Con el orgasmo masculino se produce también la eyaculación. El semen será expulsado en forma de chorros que podrán ir desde los 3 a los 7. La sensación de no poder controlar la eyaculación es la previa al orgasmo. He aquí otra de las diferencias entre los orgasmos femeninos y masculinos, ya que en ellas no hay dos fases.

Tras esta comienza el período refractario. Durante este, el hombre no puede recuperar la excitación sexual, sino que tendrá que esperar un tiempo determinado hasta poder lograrlo de nuevo. Este variará en función de cada hombre y sus características particulares. Factores como la edad influyen directamente, ya que cuanto más mayores, mayor tiempo de recuperación se necesitará.

Fase de la resolución

Otra de las principales diferencias entre los orgasmos femeninos y masculinos la vemos en esta etapa. Como ya veníamos diciendo con anterioridad, el hombre entra en el periodo refractario y debe reponerse. Sin embargo, la mujer puede continuar con facilidad la excitación sexual y volver a tener un orgasmo al cabo de varios segundos.

En los hombres, la presión arterial y el ritmo cardíaco descienden a sus niveles normales. La respiración también se normaliza y el pene vuelve a su estado de flacidez. Los testículos también descienden a su posición original. Los hombres muy jóvenes son una excepción, ya que aún tienen la capacidad de volver a eyacular manteniendo la erección.

En las mujeres, en aproximadamente 10 segundos el clítoris y los labios menores recuperan su tamaño y color. No obstante, si se retoma la excitación pueden mantenerse hinchados hasta que el ciclo se termine por completo. Observamos aquí importantes diferencias entre los orgasmos femeninos y masculinos.

Después del orgasmo, puede observarse una de las más comunes diferencias entre los orgasmos femeninos y masculinos, y es la sensación de somnolencia posterior al orgasmo. Las mujeres mantienen un estado placentero durante un período de tiempo mayor. Los hombres en cambio vuelven a su estado de reposo con mucha rapidez, lo que hace que se duerman fácilmente.

Aunque son varias las diferencias entre los orgasmos femeninos y masculinos, tanto unos como otros son beneficiosos y producen un gran placer. Es el tipo de estimulación y la forma de alcanzar el orgasmo lo suele variar más entre hombres y mujeres. Echa un vistazo a nuestra tienda de juguetes eróticos y descubre nuevos estímulos para obtener orgasmos.

Diferencias entre los orgasmos femeninos y masculinos
Puntúa este articulo
Written By
More from farmaciasexual

SUPER G

Super G La mujer se coloca a cuatro patas con sus brazos...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *