Igualdad en la intimidad: cómo lograrla

Igualdad en la intimidad: cómo lograrla

Durante los últimos años, las mujeres han ido reivindicando cada vez con más fuerza su derecho a disfrutar de su sexualidad. En un mundo que sigue siendo machista, el placer femenino queda, todavía hoy, relegado a un segundo plano en muchas relaciones de pareja. Si quieres saber cómo lograr la igualdad en la intimidad, en este artículo te lo contamos.

Diferencias entre la sexualidad femenina y la masculina

Para poder lograr la igualdad en la intimidad, debemos saber cómo funciona la sexualidad de hombres y mujeres. Aunque ambos posean deseo sexual y busquen la satisfacción en el sexo, existen algunas diferencias en la excitación y en la obtención del placer.

Mujeres

La sexualidad femenina, y no las mujeres, es algo más compleja que la de ellos. A pesar de que aún hay quien afirma que ellas no sienten deseo como los hombres o que la finalidad de sus relaciones sexuales no es en primer lugar el disfrute, nada más lejos de la realidad.

Las mujeres, como los hombres, son capaces de mantener relaciones sexuales sin que haya emociones por medio. Y aun habiendo estas, el sexo se realiza con la finalidad de dar y recibir placer. La diferencia está en que la excitación es más sutil y se necesita una mayor cantidad de tiempo para alcanzar el orgasmo. La igualdad en la intimidad se logrará cuando los hombres comprendan que la penetración no lo es todo y cuando las mujeres sean capaces de defender su placer frente al de ellos.

La estimulación del clítoris es fundamental para la satisfacción de la mujer. Además, los juegos preliminares, las caricias en las zonas erógenas y la seducción son más importantes que las imágenes.

Hombres

Los hombres, en cambio, al ser más visuales, pueden aumentar su excitación con la mera contemplación de algo estimulante. Los tabúes sexuales hacen que su placer gire en torno al pene, ignorando a una fuente de placer inagotable como es la próstata.

La igualdad en la intimidad no busca eliminar la pasión, los juegos de roles o las prácticas que hoy llevamos a cabo. Simplemente, se trata de dar la misma relevancia al placer femenino que al masculino. Para ello, habrá que tener en cuenta de qué forma se obtiene.

La igualdad en la intimidad

Alcanzar la igualdad en la intimidad nos permitirá sacar todo el potencial a nuestro cuerpo. Además, modificar las prácticas que realizamos, es decir, experimentar, nos ayudará también a salir de la rutina. De esta manera, mantendremos la llama de la pasión viva.

Para conseguir la igualdad en la intimidad, tanto hombres como mujeres deben implicarse. El sexo es cosa de dos, o de las personas implicadas, por lo que la satisfacción de todos/as debe tenerse en cuenta.

Cómo lograr la igualdad en la intimidad si eres hombre

Si eres hombre, para lograr la igualdad en la intimidad toca ampliar un poco los horizontes. Qué queremos decir con esto. Pues que el sexo va mucho más allá que la penetración. El penecentrismo, además de poner presión sobre los hombres con la expectativa de una erección firme y un rendimiento óptimo, limita el placer de la mujer.

La igualdad en la intimidad se basa en que cada persona debe tener en cuenta la satisfacción del otro/a y no solo la propia. Por tanto, el sexo oral es una práctica que debemos saber cómo realizar. Para facilitarte el camino, en este enlace podrás aprender cómo realizar un excelente cunnilingus.

Además de esto, hay que saber que las prisas no son buenas amigas del sexo. Dedica tiempo a explorar su cuerpo, a jugar con él. Desciende progresivamente y no te lances directamente a estimular sus genitales. La penetración debería ser el último paso. En cualquier caso, ante la duda, lo mejor es observar las reacciones. Lo más probable es que ella misma te indique cuándo desea la penetración. La igualdad en al intimidad no tiene por qué ser complicada.

Junto a esta, recuerda mantener la estimulación de otras zonas, especialmente del clítoris. Juega también con los tiempos y la intensidad, y ten en cuenta que la mujer no alcanza el orgasmo tan rápido como el hombre. Esto es básico para alcanzar la igualdad en la intimidad. Si tienes dificultad para controlar la eyaculación o para reponerte tras esta, debes recurrir a otras técnicas para proporcionarle un orgasmo a ella.

Cómo lograr la igualdad en la intimidad si eres mujer

Las mujeres son más conscientes de la desigualdad que existe en las relaciones sexuales. Para comprender la diferencia entre los puntos de vista, basta con echar un vistazo al porno feminista. Un tipo de cine pornográfico que, además de mostrar a mujeres más reales, incluye su visión del sexo.

No es pornografía romántica, del mismo modo que la igualdad en la intimidad tampoco tiene por qué serlo. Se trata únicamente de conocer y de tener en cuenta cómo obtienen las mujeres el placer. Así como dejar de utilizarlas como objetos pasivos al servicio de los hombres.

Por tanto, si eres mujer y deseas lograr la igualdad en la intimidad, es el momento de llevar las riendas. Puesto que nadie nace sabiendo, puedes dar indicaciones durante el sexo o guiar tú misma las prácticas.

Si deseas cambiar de postura o no te apetece la penetración en algún momento, estás en tu derecho de comunicarlo. Por otra parte, también debemos dejar a un lado los prejuicios que dan mala fama a las mujeres que saben disfrutar de su sexualidad.

La igualdad en la intimidad comienza sabiendo qué es lo que nos gusta y cómo podemos conseguirlo. Es igualmente importante el conocimiento de qué es lo que más agrada a la otra parte implicada y cómo podemos proporcionar ese placer.

Las relaciones sexuales deben basarse en aquello que nos hace felices. Su finalidad no es otra que la de disfrutar. La igualdad en la intimidad consiste en atender las necesidades de la mujer tanto como las del hombre. Si tienes dudas sobre cómo lograrlo, puedes ayudarte de los juguetes eróticos que tenemos en nuestra tienda.

Igualdad en la intimidad: cómo lograrla
Puntúa este articulo
Written By
More from farmaciasexual

La importancia del perineo en el sexo

¿Eres consciente de la importancia del perineo en el sexo? En nuestra...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *