Día de la Mujer: ¿por qué es necesario?

Día de la Mujer: ¿por qué es necesario?

Todavía hay quien afirma, y hablando en serio, que el Día de la Mujer es un evento innecesario. Que para cuando un día del hombre. O que machismo hay en otros países como Afganistán o India, pero que aquí ya existe la igualdad. También hay quien dice que no hace falta,  pues la mujer ya tiene libertad desde que logró el derecho al voto, etc.,etc.

Día de la Mujer: es necesario también para el sexo

No vamos a entrar aquí en datos estadísticos sobre agresiones sexuales, maltrato, desigualdad laboral, cosificación del cuerpo femenino u otros tantos puntos más. Queremos centrarnos en la repercusión negativa que tiene el patriarcado sobre la sexualidad femenina.

La desigualdad de género, aunque haya quien no sea capaz de reconocerlo, está ahí. Acecha nuestra realidad cotidiana y está presente en nuestras relaciones sexo-afectivas. El patriarcado está sostenido por el capitalismo y está tan asimilado que forma parte de nuestras vidas y nos parece algo normal. Además de impedir que la mujer disfrute de los mismos derechos que el hombre, también las priva en muchas ocasiones de gozar plenamente de su cuerpo y de su orgasmo.  Parece algo bastante normalizado asumir que en el sexo heterosexual la mujer tiene un rol servicial. Su papel es satisfacer y dar placer y de esta manera, casi de refilón,  logra el suyo propio. De hecho así es como lo vemos en el porno constantemente. El Día de la Mujer se reivindica también el fin de esta objetivización tan brutal que se da en los medios.

Coitocentrismo e insatisfacción femenina

La cultura falocéntrica y coitocéntrica trata a la mujer como un simple envase con agujeros que penetrar. Cierto que a través de la penetración se logran sensaciones placenteras, pero no hay que olvidar que la vagina no es una zona particularmente sensible. El cuerpo femenino (y también el masculino) puede ser una máquina de placer en su totalidad, si se estimula como es debido.

La educación y la presión social, de forma directa o indirecta, ha creado tabúes que todavía tienen peso en la mente de muchas mujeres. Y precisamente para gozar del placer del sexo, es imprescindible desconectar los pensamientos que nos limitan. De no lograrlo, la mente inhibe las sensaciones placenteras, lo que impide un disfrute pleno del cuerpo y del encuentro sexual.

Reivindicar el placer femenino

Pero la opresión no solo se manifiesta en el propio acto sexual, sino también en todo lo relacionado con el cuerpo. Por ejemplo, cuando un hombre sufre  de disfunción eréctil. Rápidamente será un problema de gran consideración, tratado con seriedad, ampliamente difundido y estudiado. La ciencia y la industria farmacéutica, así como otras empresas, sacarán al mercado una amplísima gama de productos para solucionar este problema.  Pero cuando a la mujer le ocurre algo similar, apenas se difunde y se trata la cuestión. No olvidemos que la Viagra femenina salió a la venta casi 20 años después de la píldora azul. Las cuestiones de las mujeres siempre pasan a un segundo plano.

Incluso son las propias mujeres las que a menudo le restan importancia a estas cuestiones. A diferencia de los varones, que ponen el grito en el cielo y rápidamente buscan una solución para recuperar su capacidad eréctil. Ellas por el contrario tratan de justificar las dificultades para la excitación. O incluso a disimularlas o callar, por el miedo, profundamente inculcado, a decepcionar. A la mujer se la educa para agradar y complacer. Y a la que muestra disconformidad, decisión, conocimiento de su cuerpo y asertividad es rápidamente señalada y criticada. Todavía son demasiadas las mujeres que afrontan las relaciones sexuales de forma servicial, esforzándose en dar placer, sin exigir lo mismo para ellas.

Asertividad y empoderamiento: no más orgasmos mediocres

El sistema también viene cargado de falsas creencias populares. Como que es suficiente con la penetración para lograr el placer y el orgasmo, lo cual es absolutamente falso. Obviamente al hombre le resulta cómodo seguir enfocando las relaciones de esta manera. Por eso son las propias mujeres las que deben exigir otro tipo de sexualidad que de mayor protagonismo a los juegos eróticos y que respeten su ritmo de excitación. Los preliminares no deberían ser entendidos como una fase previa al coito, sino como una parte imprescindible de todo el acto sexual. La penetración a secas no es suficiente, al menos para la mayoría de las mujeres.  Ellas alcanzan el orgasmo con más intensidad a través de besos, caricias y la estimulación del clítoris. La penetración puede considerarse un extra no imprescindible.

Pero la sociedad es generalmente misógina (cierto, not all men, pero no hablamos de individuos sino de grupos sociales) y arrastramos la creencia histórica de que el sexo y sus placeres son cosa de hombres. Esto conlleva que el erotismo y el deseo masculino sea el eje central de la sexualidad y lo que es peor, a justificar como algo natural, comportamientos de opresión y dominación sexual hacia la mujer.

Declaración de los Derechos Sexuales

El Día de la Mujer también se suele recordar este punto. Existe una Declaración de los Derechos Sexuales fundamentales y universales, que en muchos de sus puntos, no se respeta. Se constituyó en el año 2000 a instancias de la Organización Mundial de la Salud.  Dos de los que queremos destacar son los siguientes:

  • El derecho al placer sexual. Incluyendo la masturbación, se entiende como fuente de bienestar físico, psicológico, espiritual e intelectual.
  • El derecho a la expresión sexual emocional. Toda mujer tiene derecho a expresar su sexualidad a través del amor, el contacto o la comunicación.
  • El derecho a la libertad sexual. Incluye la posibilidad de la expresión sexual del individuo, excluyendo cualquier forma de coerción, explotación o abusos.
  • El derecho a la autonomía, integridad y seguridad sexual. Abarca a la toma de decisiones de forma autónoma sobre la vida sexual propia. Incluye la capacidad de controlar el placer y disfrute del cuerpo, excluyendo cualquier tipo de violencia.

En Farmacia Sexual fomentamos la igualdad en el Día de la Mujer y el resto de días del año. Desde nuestra tienda queremos motivar a todas las mujeres a empoderarse como seres sexuales y deseantes. Por eso contamos con varias secciones de productos especialmente diseñados para el placer femenino. Desde complementos y geles estimulantes, hasta juguetes sexuales para estimular distintos puntos del cuerpo. 

Día de la Mujer: ¿por qué es necesario?
Puntúa este articulo
Written By
More from farmaciasexual

Libros sobre sexo que debes leer

¿Conoces los libros sobre sexo que debes leer? La palabra “sexo” es...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *