Masaje prostático: cómo hacerlo

Masaje prostático: cómo hacerlo

La próstata es una glándula que forma parte de la anatomía masculina. Además de contribuir al estímulo de los espermatozoides en el movimiento, proporciona un enorme placer cuando es estimulada. Hoy aprenderemos cómo realizar el masaje prostático.

Dónde se encuentra la próstata

La próstata se encuentra conectada con el cuello de la vejiga y con la uretra. Por este motivo, cuando se realiza un masaje prostático se expulsa por la misma un líquido blanquecino de textura viscosa. Este líquido forma parte del semen, que nutre a los espermatozoides y estimula su movimiento.

Sin embargo, cuando se alcanza un orgasmo a través de este tipo de estimulación, la eyaculación no es espasmódica. Por el contrario, el semen brota de manera fluida; como si se tratase de una fuente. Además, el orgasmo tiene mucha más intensidad.

El líquido que brota de la próstata se observa también apenas se produce la erección. La función de este es eliminar los restos de orina que puedan quedar en el interior del conducto. Así, cuando se produce la eyaculación, el semen no sufre contaminación por parte de aquella. La próstata también es la encargada de bloquear el paso de la orina desde la vejiga durante el acto sexual.

Tiene el tamaño de una nuez, y podemos acceder a ella desde el recto. Es así como se realiza el masaje prostático, del que hablaremos a continuación. A pesar de ser una gran desconocida, o mejor dicho ignorada por la comunidad de hombres heterosexuales, puede producir una elevada dosis de placer a quien se atreve a estimularla.

El masaje prostático

El masaje prostático, es decir, la estimulación directa de la próstata puede producir un orgasmo que va acompañado de eyaculación. Esto no solo sucede en el humano, sino que es algo común en los mamíferos.

Debido a ello, cuando se necesita una muestra de semen de los animales, e incluso de los hombres, se realiza la estimulación o el masaje prostático. De este modo, se eyacula con rapidez y se obtiene la muestra.

La próstata es una de las principales zonas erógenas del hombre, y permite obtener orgasmos de una manera un tanto peculiar. Puesto que estos datos no forman parte de la educación sexual que recibimos y el sexo anal se reserva únicamente para hombres homosexuales y para mujeres, muchas personas los desconocen por completo.

Sin embargo, ahora que ya lo sabemos, no hay por qué continuar sometiéndose a los caprichos de una sociedad en la que reinan los tabúes sexuales. Es el momento de dejarse llevar y atreverse a experimentar el masaje prostático. Al fin y al cabo, lo único que obtendremos es un intenso placer.

Si nos da miedo pedirle a nuestra pareja que nos realice el masaje prostático, en nuestra zona sex shop podrás encontrar juguetes eróticos destinados a estimular esta región. Como solemos decir desde Farmacia Sexual, el primer paso en la sexualidad es descubrir nuestro propio cuerpo y aquello que más nos satisface.

El masaje prostático se realiza de forma similar al tacto rectal de un médico que persigue valorar el estado de la próstata. No obstante, esta exploración médica no tiene por qué ser placentera. Es algo similar a la visita al ginecólogo que realizan las mujeres.

Cómo realizar el masaje prostático

El masaje prostático se realiza de forma muy sencilla. Tal y como veníamos diciendo en el apartado anterior, el masaje prostático podemos realizárnoslo a nosotros mismos o con la ayuda de otra persona. Todo depende de la situación y de cuándo nos apetezca hacerlo. En pareja siempre resulta más divertido, puesto que la otra persona puede variar los movimientos a su antojo y sorprendernos gratamente. No obstante, la masturbación siempre es muy placentera también.

El primer paso para realizar el masaje prostático es relajarse y liberarse de los tabúes. Relacionar el ano con la homosexualidad no es más que una imposición cultural que carece de base. La sexualidad debe vivirse libremente y sin limitaciones.

El segundo paso en el masaje prostático es realizar una estimulación gradual. Esto significa que no iremos directamente al ano, sino que comenzaremos estimulando las zonas próximas. Así, podemos acariciar el pene, los testículos y el perineo, esto es, el trozo que va desde los testículos hasta el ano.

Una vez que la excitación ha aumentado, podemos dar un paso más en el masaje prostático. Sin dejar de acariciar las regiones y partes del cuerpo que hemos mencionado anteriormente, podemos introducir un dedo en el recto con mucha suavidad. La postura más cómoda es con el hombre tumbado bocarriba y con las piernas flexionadas. Es conveniente utilizar lubricantes, ya que el ano no produce lubricación por sí mismo.

Si todo marcha bien y la excitación continúa procederemos a palpar la próstata. Se encuentra en la zona anterior, es decir, nuestras yemas mirarán hacia la parte de arriba. Puesto que se encuentra a poca distancia del ano, el masaje prostático es sencillo de realizar.

Cuando se ha localizado, el dedo que se ha introducido debe doblarse hacia arriba. De esta forma, lograremos realizar el masaje prostático.

Dejarse llevar por el placer

El último paso del masaje prostático es simplemente dejarse llevar por las sensaciones. En la primera toma de contacto, puede experimentarse una molestia mezclada con placer. Esto se debe a que se trata de una región extremadamente sensible, y el simple roce a veces puede ser molesto. Algo similar sucede con el clítoris en las mujeres.

El masaje prostático produce una estimulación muy intensa; más que la que se obtiene a través del pene. Así, el orgasmo puede alcanzarse con mayor rapidez. No obstante, durante la estimulación de la próstata podemos continuar acariciando el pene o los testículos. La combinación será explosiva y producirá al hombre un placer que nunca antes había experimentado.

Otra recomendación que podría servirnos es la de utilizar guantes, al menos en las primeras sesiones. Aunque debemos limpiar la zona con agua y jabón para evitar encontrarnos con restos de heces fecales, los guantes pueden ayudarnos a superar la barrera psicológica.

Consulta nuestra tienda online para conocer todos los juguetes eróticos que tenemos a tu disposición. El masaje prostático cambiará tu vida y tu concepción del placer. ¿A qué esperas para disfrutar?

Masaje prostático: cómo hacerlo
5 (100%) 1 vote
Written By
More from farmaciasexual

Cómo reaccionar ante un gatillazo

¿Sabes cómo reaccionar ante un gatillazo? Mantener la calma o entrar en...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *