El exhibicionismo como parafilia

El exhibicionismo como parafilia

El exhibicionismo como parafilia puede trastornar a la víctima pero en especial al sujeto que la sufre. Imagina a un joven acudiendo a la consulta de un psicólogo, en un estado de profundo malestar. Allí confiesa a su terapeuta que de un tiempo a esta parte siente una necesidad irrefrenable. La de esconderse en algún rincón apartado a la espera de que aparezca una mujer a la que intimidar mostrándole sus genitales descubiertos. Su reacción le excita y cuando llega a casa lo recuerda y se masturba. Esta actividad que se escapa a su control le está trayendo problemas. Ya ha sido denunciado, detenido y condenado. Pero sabe que volverá a suceder y no lo puede evitar. Es consciente también de que su comportamiento no es adecuado.

Este podría ser un caso típico de una persona que sufre una de las parafilias más comunes como es el exhibicionismo.

Que es una parafilia

Antes se les denominaba “desviaciones sexuales”. Entendemos como parafilia a la presencia repetitiva de fantasías sexuales muy intensas cuyo objeto de deseo se sale de lo común o lo típico. Normalmente se trata de deseos muy focalizados en objetos, entes no humanos o situaciones muy concretas. A veces incluyen emociones como la humillación y el sufrimiento, ajeno o propio. Este tipo de conductas pueden provocar un fuerte malestar en el sujeto, que las vive como algo inmoral. Esto llega a provocar un importante deterioro en distintas facetas de la vida del individuo.

También es cierto que no todas las parafilias tienen por qué tener repercusiones negativas y se pueden vivir de manera más o menos natural. Si no tienen consecuencias legales ni infringen el respeto ajeno o el consentimiento, la única consecuencia para el sujeto es la restricción o limitación en sus intereses sexuales.

Síntomas y diagnóstico de la parafilia

Exhibicionismo como parafilia debe ser tratado, cuando implica una seria disminución de la calidad de vida de la persona.

Los síntomas que se valoran para diagnosticar este comportamiento como trastorno son los siguientes.

  • Ideas recurrentes y profundamente excitantes de mostrar los genitales a una persona desconocida y de forma inesperada
  • Haber llevado a cabo esa fantasía
  • Sentir un malestar significativo a nivel clínico que afecta al funcionamiento normal de la vida cotidiana

El exhibicionismo como parafilia es muchísimo más común de lo que podemos pensar. Es un problema que suele iniciarse hacia el final de la adolescencia, prevaleciendo entre los 20 y los 30 años y disminuyendo después de los cuarenta. Es frecuente que se de acompañado de voyeurismo, y suele presentarse mucho más en hombres que en mujeres.

La excitación que obtiene el exhibicionista no proviene realmente de la exposición de su miembro, sino de la reacción de la víctima. Normalmente es de sorpresa, susto, miedo o indignación. A menudo, el sujeto acompaña su exhibición de masturbación o puede que más tarde recurra a ella mientras recuerda estas reacciones. El exhibicionista no busca contacto sexual, no siente deseo por la persona sino por la situación de sorpresa y turbación que provoca.  Es bastante frecuente que se sientan dolidos ante una reacción positiva o de indiferencia a causa de su baja autoestima.

Perfil psicológico del exhibicionista

El sujeto exhibicionista más común es un hombre heterosexual que tiene dificultades para establecer contacto sexual con las personas. Aunque también aparece el exhibicionismo como parafilia  en varones con una vida familiar o de pareja normal.  Por lo general se trata de personas con una personalidad altamente retraída. La falta de confianza en sí mismo es tan fuerte que desarrollan este comportamiento compensatorio. Es por ello que no suelen ser una amenaza a la integridad física de sus víctimas. En la mayoría de los casos, no hay agresividad en sus intenciones.

Cómo trata la ley al exhibicionista

Lo más complicado del exhibicionismo como parafilia es que puede conducir al sujeto a incurrir en delitos graves castigados con penas de cárcel. A nivel legal, esta conducta está tipificada como un delito contra la libertad sexual. Las penas se establecerán en función de las circunstancias. Pero pueden resultar en una multa o en pena de prisión de 6 meses a un año.

Causas del exhibicionismo como parafilia

Existe un amplísimo debate psicológico para tratar de definir las causas de los comportamientos parafílicos en general. Una de ellas puede ser la asociación accidental durante la infancia o adolescencia entre un estímulo atípico y la excitación sexual. Este condicionamiento habría sido reforzado con la reiteración de la situación y con la fantasía durante la masturbación.

Una educación sexualmente represiva también puede desembocar en parafilias. Algunos de estos sujetos sufren carencias de habilidades sociales, baja autoestima o sensación de inferioridad, dificultades comunicativas y falta de control de los impulsos. Todo esto puede activar un mecanismo de defensa que les lleve a presentar conductas bizarras e inmorales.

Exhibicionismo en pareja: no todo es parafilia

Pero no nos alarmemos, el exhibicionismo no siempre es parafilia. A veces puede recurrirse a el, de forma consensuada, como estímulo sexual.  También puede formar parte de la fantasía y resultar muy excitante. Muchas parejas encuentran muy erótico mantener relaciones sexuales en lugares públicos semi ocultos y excitarse con la idea de ser descubiertos. Otras, recurren a una tercera persona para que les observe. O hay quien juega a disfrazarse y desvestirse mientras el otro mira. Son conductas exhibicionistas pero se diferencian de la parafilia en que no presentan una compulsión. Y sobre todo, en que es un juego consentido por todas las partes.

Si de vez en cuando te gusta mirar o que te miren, no te preocupes. Forma parte de la dimensión erótica del ser humano. Entender cuales son los límites entre un trastorno y un impulso erótico saludable, es importante para vivir una sexualidad sin prejuicios.

En Farmacia Sexual te brindamos toda la información que necesitas para entender el funcionamiento del sexo, a nivel físico y psicológico.

El exhibicionismo como parafilia
5 (100%) 1 vote
Written By
More from farmaciasexual

LAS ASPAS DE MOLINO

Las aspas de molino Ella se acuesta de espaldas con las piernas...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *