Etapas de la sexualidad en la vida

Etapas de la sexualidad en la vida

El ser humano es tanto sexuado como sexual. A medida que avanza nuestro crecimiento, la sexualidad se va manifestando de forma gradual. Así, las etapas de la sexualidad en la vida son varias, y cada una tiene unas características particulares.

La sexualidad en el ser humano

Cuando hablamos de las etapas de la sexualidad, no solo hacemos referencia a los cambios corporales que se producen. Hablamos también del crecimiento mental que tiene lugar. Además de su función biológica, el sexo tiene otra social y psicológica.

La sexualidad no tiene únicamente la finalidad de la reproducción. El contacto con otra persona contribuye al sentimiento de integración y de aceptación. Además, nos ayuda a reforzar nuestra autoestima y aporta grandes beneficios al organismo. Por supuesto, también es una fuente inigualable de placer.

Dependiendo de las etapas de la sexualidad en las que nos encontremos, esta se manifiesta de forma diferente. De este modo, durante la infancia comenzamos a descubrir nuestro cuerpo y sus sensaciones. En la vida adulta es además una manera de crear un vínculo con otra persona.

A continuación conoceremos los cambios que se producen en las distintas etapas de la sexualidad.

Etapas de la sexualidad: la infancia

La primera de las etapas de la sexualidad es la infancia. Si observamos a los/as niños/as, nos daremos cuenta de que sin ningún tipo de pudor se acarician sus zonas genitales. También, buscan rozarse contra objetos.

Esta actitud no es más que el descubrimiento de su propia anatomía. Puesto que en la primera de las etapas de la sexualidad también puede obtenerse placer, es normal que desvíen parte de su atención a ciertas zonas de su cuerpo. Es algo muy natural para ellos/as, y todos/as, aunque no lo recordemos, hemos pasado por esa etapa.

Es la reacción de las personas adultas la que marcará la evolución sexual sana del niño/a. Cuando no se le presta atención por ser algo normal, el desarrollo continúa su proceso natural. Por el contrario, cuando se señala esta actitud y se reprime, estamos alimentando futuros traumas. Así como problemas en la sexualidad de la vida adulta.

Etapas de la sexualidad: la adolescencia

La segunda de las etapas de la sexualidad es la pubertad y la adolescencia. Durante esta hay un mayor conocimiento del propio cuerpo y de las sensaciones que a través de él se experimentan. Además, se es ya consciente de cómo funciona la sexualidad en pareja. No obstante, no siempre se busca el contacto con otra persona. La masturbación es una actividad que cobra fuerza y protagonismo en sus vidas.

Los/as adolescentes cada vez se inician antes en la sexualidad. Sin embargo, no hay nada malo en esperar hasta que se haya terminado de madurar. Lo importante es que las relaciones sexuales se inicien cuando se esté preparado, y no cuando nos sintamos presionados/as por otras personas de nuestro entorno.

Las hormonas son las protagonistas en la segunda de las etapas de la sexualidad. Es, por tanto, una época difícil, tanto para la juventud como para sus progenitores. La actitud de estos últimos, así como la información resultan fundamentales.

Todos los estímulos recibidos irán moldeando la personalidad, y afectarán también a la sexualidad o a la relación con esta. Es conveniente que esta se conforme de manera saludable.

Sexualidad en la vida adulta

Cuando alcanzamos la juventud, entramos en la tercera de las etapas de la sexualidad, y que durará a lo largo de la vida adulta. Si no ha habido conflictos en las etapas de la sexualidad anteriores, podrá disfrutarse de esta al tiempo que se van ampliando los conocimientos a través de la propia experiencia.

Surgen aquí las primeras disfunciones sexuales, como la eyaculación precoz o los problemas de erección. Puesto que la personalidad está aún afianzándose, la inseguridad o los problemas de autoestima afectan a las primeras relaciones sexuales.

A diferencia de las demás etapas de la sexualidad, aquí se afianza el vínculo con la otra persona. Se busca también información sobre cómo dar placer, en lugar de centrarse únicamente en el propio como sucede en la infancia o en la pubertad.

La vida sexual se vuelve más estable o se intenta que lo sea a través de las relaciones de pareja. Esta etapa se extiende hasta la formación de la familia o el comienzo de la vejez en el caso de no tener descendencia.

La menopausia y la andropausia

La última de las etapas de la sexualidad llega con la menopausia para las mujeres y la andropausia para los hombres. Aunque todavía puede mantenerse una vida sexual muy activa, comienzan a sufrirse cambios hormonales que afectan tanto a la sexualidad como a la vida diaria.

El deseo sexual tiende a descender, y además, el inicio de una nueva etapa de la vida hace que la atención pueda centrarse en otros aspectos. Según sean nuestras creencias o la educación que hayamos recibido, esta podrá seguir siendo una de las etapas de la sexualidad activas. O por el contrario, se comenzará a dejar de lado la vida sexual.

Con el paso de los años, las enfermedades que puedan aparecer, los medicamentos y las propias limitaciones físicas hacen que la sexualidad pueda verse afectada. Mantenerse activos y con buena salud en la última de las etapas de la sexualidad es fundamental para poder seguir disfrutando de relaciones sexuales satisfactorias.

Con la edad, vuelven a aparecer disfunciones sexuales en los hombres, mientras que las mujeres suelen presentar problemas de lubricación vaginal. Para cualquier de las etapas de la sexualidad, en Farmacia Sexual contamos con una amplia variedad de juguetes eróticos que pueden ayudar a sacarle el potencial a cada una de ellas.

Lubricantes para ellas, complementos alimenticios naturales para mejorar la erección o juguetes que nos ayudan a salir de la rutina son solo algunos ejemplos de nuestra extensa oferta. Consulta nuestra zona sex shop y sigue disfrutando en todas las etapas de la sexualidad.

Etapas de la sexualidad en la vida
Puntúa este articulo
Written By
More from farmaciasexual

LA MEDUSA

La Medusa Arrodillado, él coge a ella y la sienta encima de...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *