Fantasías homosexuales, ¿qué significan?

Fantasías homosexuales, ¿qué significan?

Reconócelo: tienes fantasías homosexuales. Es hora de ir deshaciéndonos del mito obsoleto que asegura que las fantasías y los sueños son la representación de los deseos. Es decir, que el pensarlo significa claramente que queremos realizarlo. Y que si no las cumplimos, estaremos censurando y frustrando parte de nuestras necesidades.  Este es un concepto muy erróneo que desemboca en la idea de que las fantasías homosexuales o de cualquier otra índole, pueden llegar a ser una amenaza. Así que resultaría un peligro otorgarles un lugar en nuestra mente ya que nos puede acercar a una tentación en la que no queremos caer. Como si las fantasías liberadas en nuestro imaginario nos aproximasen al riesgo de hacerlas reales, con toda la carga de culpabilidad y vergüenza que esos pensamientos nos provocan.

¿Por qué fantaseamos?

La verdad es que las fantasías son tan reales como la vida tangible, únicamente se manejan y se viven en otro territorio: el de nuestra imaginación. En el ámbito de las fantasías homosexuales o sexuales en general, es un dato muy importante. Precisamente es la imaginación el área de nuestro psiquismo donde se puede desarrollar la erótica sin ningún tipo de obstáculos. El lenguaje del erotismo, es la imaginación. Nos permite conectar con nuestros sentidos, nuestras sensaciones y nuestras emociones.

Por otro lado, la imaginación es una parcela absolutamente íntima y privada donde nadie más puede acceder. Esto permite que quede resguardada de la mirada y el juicio externo, lo cual nos da una total libertad. Podemos darnos todos los permisos para desplegar nuestro deseo y abarcar nuestra imaginación erótica hasta límites socialmente prohibidos. En el momento en el que detenemos a la fuerza los mecanismos de nuestra imaginación, estamos empobreciendo nuestra sexualidad.

La imaginación erótica como terapia

Las fantasías sexuales están ahí para enriquecernos. Contribuyen a estimular la creatividad, a rebajar las tensiones y liberarnos de todo aquello que nos frena. Gracias a la imaginación podemos jugar a representar otros papeles, lo cual resulta una vía de escape muy terapéutica. Además puede ser una forma eficaz de evitar la rutina sexual y mejorar la excitación.

De hecho se utilizan a modo de terapia. Normalmente se propone un juego en el que el paciente interpreta un rol. Se puede utilizar algún atrezzo como vestuario o máscara para darle mayor realismo. De esta forma muchas personas consiguen desinhibirse lo suficiente para lograr desbloquear algunas partes del inconsciente que estaba generando una disfunción sexual.

A pesar de tantas ventajas y beneficios, aún existe la tendencia a negar estas fantasías hasta llegar a reprimirlas. Hay quien piensa que es incorrecto y pueden provocar sentimientos de culpabilidad.

Pero lo que sucede con las fantasías homosexuales es interesante. Las mujeres suelen desarrollarlas con cierta libertad. Por el contrario, pocos hombres heterosexuales son capaces de reconocer que estas ideas pasan por su imaginación. Estas fantasías homosexuales son entendidas como una seria amenaza contra la masculinidad. Por lo que son muchos los varones las que las reprimen por un miedo que no deja de ser otra cosa que, homofobia encubierta.

Fantasías homosexuales y homofobia

La mujer, sin embargo se deja llevar más en sus fantasías homosexuales. Probablemente porque el sexo lésbico está en cierto modo más devaluado. Sea como sea, la mujer se permite ser más lúdica, disfrutar de pornografía lésbica sin remordimientos ni miedos, compartirlo abiertamente. E incluso experimentar en la realidad sin que ello signifique replantearse su sexualidad.

Recientemente un popular youtuber español decidió realizar una encuesta. Propuso a los seguidores la siguiente pregunta: “¿Alguna vez has tenido fantasías homosexuales?” Lo mejor de la respuesta del público, es que se animaron muchos varones a responder en redes sociales a esta pregunta. Los resultados fueron los siguientes:

  • Participaron en la encuesta 350 personas, aunque los hombres prefirieron reflejar su respuesta en twitter, donde los resultados son privados
  • De las mujeres que participaron el 81% reconocía haber tenido fantasías homosexuales
  • Entre los participantes varones, un 70% afirmaba que alguna vez había tenido fantasías homosexuales

Así pues, parece ser, que aunque los hombres sean más reacios, también imaginan situaciones homosexuales para excitarse. Todavía queda un largo camino por recorrer para deconstruir el concepto de masculinidad y que así los hombres puedan librarse de tantos prejuicios. Es triste que exista aún una homofobia interiorizada hasta tal punto de llegar a reprimir algo tan beneficioso como la imaginación erótica. Las mujeres parecen llevar ventaja en este sentido. En parte porque ellas pertenecen también a un colectivo discriminado.

¿Soy homosexual?

Muchas personas que tienen fantasías homosexuales se preocupan porque comienzan a dudar sobre su orientación sexual. ¿Imaginar situaciones eróticas con personas de tu mismo sexo significa que eres homosexual? Pues en principio, no. Cada cual debe tener capacidad para reflexionar y decidir si siente curiosidad por hacer real esa fantasía. Probar experiencias nuevas es algo totalmente lícito y saludable. El problema es reprimir nuestros impulsos por la presión de un tabú. Pero se pueden tener fantasías homosexuales sin tener ningún tipo de interés en llevarlas a cabo. En este caso están ahí, en nuestra mente para que disfrutemos de ellas y las utilicemos para disfrutar de nuestro erotismo. Cumplen una función en nuestra realidad.

Como apuntábamos, la imaginación, las fantasías o los sueños no son deseos reprimidos o contenidos. Esa teoría ya está más que superada. Hay personas que fantasean con observar a su pareja manteniendo sexo con otro, pero jamás desearían llevarlo a la práctica. O quien imagina que alguien le espía, sin tener en absoluto tendencias exhibicionistas. Lo bueno de la imaginación  es que puede ser ilimitada, si no le ponemos trabas.

Y por supuesto, todo aquel que desee llevar a cabo sus fantasías homosexuales, debe hacerlo con total libertad y disfrutando del momento. Ni siquiera una relación esporádica puede definir nuestras inclinaciones que, por otra parte, pueden ser variables a lo largo de la vida.

Desde Farmacia Sexual animamos a todo el mundo a liberarse de los prejuicios que nos impiden disfrutar de una sexualidad plena y variada. Si te apetece, échale un vistazo a nuestra sección LGBT.

Fantasías homosexuales, ¿qué significan?
5 (100%) 1 vote
Written By
More from farmaciasexual

Sexo del futuro: ¿Como será?

Es innegable que la tecnología forma parte de nuestras vidas hasta el...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *