Los 5 problemas del pene más habituales

Los 5 problemas del pene más habituales

¿Sabes cuáles son los 5 problemas del pene más habituales? Parece que los hombres tienen una mayor tendencia a sufrir en silencio cuando padecen alguna dolencia referente a su pene. Por lo general, son más reacios a comunicarse con sus médicos. Sin embargo casi todos, en algún momento de sus vidas, se ven afectados por algunos de los problemas del pene más habituales. Algunos de ellos son irritaciones, sequedad, mal olor, disminución de la sensibilidad, dolor durante el coito, etc. Pareciera que eso son típicos problemas de las mujeres con sus vaginas, pero la realidad es que son cosas que afectan a ambos sexos.

Los 5 problemas del pene más habituales

En el caso masculino, mantener un cuidado adecuado de la higiene puede contribuir a evitar muchos de estos problemas. Usar, por ejemplo una crema hidratante especifica enriquecida con vitaminas y minerales, sería un hábito aconsejable en la rutina de aseo diario. Pero vamos a ver con detalle cuales son los problemas del pene más habituales. Y también de que forma podemos prevenirlos o tratarlos.

Pérdida de sensibilidad en el pene

El frotamiento provocado por la costumbre de masturbarse en seco, el sexo demasiado brusco o la ropa ajustada en exceso, puede tener consecuencias. Con el tiempo llega a generar el amortiguamiento de las células de las capas externas de la piel. Esto causaría el endurecimiento de la superficie, formando una especie de callosidad similar a las que se forman en las manos, aunque mucho más finas.

Hay quien sostiene que este problema se puede agravar en los penes circuncidados. Al no tener la protección del prepucio, el rozamiento es constante con el simple hecho de caminar. Al final, derivaría en una pérdida de sensibilidad y por lo tanto de la disminución del disfrute sexual. Pero es un problema que se evita y se revierte de forma sencilla. En primer lugar es bueno acostumbrarse a emplear lubricantes para que la fricción sea más suave. Adquirir la costumbre de mantener la piel del pene bien hidratada y humectada ayudará al pene a recuperar su sensibilidad. Lo recomendable es utilizar cremas específicas para esta zona tan delicada, a ser posible, alguna enriquecida con vitaminas B5 y D.

Piel seca en la zona del pene

De nuevo, la fricción en seco durante la actividad masturbatoria o las relaciones íntimas muy frecuentes, pueden terminar causando sequedad en la delicada epidermis del pene. La sequedad, es uno de los problemas del pene más habituales. Además, algunos jabones con demasiados químicos pueden resultar dañinos al no respetar el pH de la zona. Todo esto provocaría descamación en la zona, molestias durante el coito y la masturbación y un aspecto enrojecido, arrugado y feo. Evitar la sequedad es tan sencillo como aplicar sobre el pene cremas hidratantes apropiadas y preferiblemente lo más naturales posibles. También es interesante utilizar jabones de ingredientes naturales que ayuden a calmar la piel.

Enrojecimiento y picazón en la piel del pene

Descamación, comezón, picor, enrojecimiento y dolor pueden ser síntomas causados por diversos problemas. Desde una infección por hongos, psoriasis, alergia a determinados productos o incluso alguna enfermedad de transmisión sexual. Para prevenir que la piel se ponga escamosa y roja y derive en molestos picores e irritación, hay que mantener la capa externa de la piel lo más cuidada posible. Esto se consigue con una hidratación a base de productos altos en vitaminas A y C. Ojo, si sospechas que puede ser un problema de hongos, acude a tu médico antes de aplicarte nada, ya que algunos productos pueden “alimentar” al hongo y hacer que se extienda, empeorando el problema.

Exceso de sensibilidad en el pene y dolor

En pene también puede encontrarse excesivamente sensible. Este problema viene causado por varios factores: masturbación o sexo demasiado vigoroso y frecuente o alguna infección de origen bacteriano. Los síntomas son inflamación, dolor y enrojecimiento. Algunos nutrientes como la vitamina A o la E, y también los  aminoácidos como la L carnita, son muy recomendables para la prevención del dolor. También contribuyen a evitar que se desarrollen infecciones. Estas se inician como resultado de la entrada de bacterias a través de minúsculas fisuras de piel dañada. Por eso, volvemos a insistir en la importancia del uso de productos lubricantes que además de suavizar el roce, ayudan a mantener hidratada la zona genital.

Problemas de circulación en el pene 

Este es otro de los problemas del pene más habituales. Se pueden clasificar en varios tipos:

  • Disfunción eréctil
  • Pene erecto curvado
  • Capilares rotos en la piel del pene

La masturbación en seco puede ser responsable de la rotura de los minúsculos capilares que se encuentran bajo la piel del pene. También puede ocurrir con algún golpe, aunque esto es algo que difícilmente podemos prever o evitar. El daño en los capilares del pene en ocasiones da lugar a problemas de diversa índole. Por ejemplo, puede ocurrir que los vasos sanguíneos se colapsen provocando un dibujo en la piel que algunos consideran antiestético.

Otros problemas de circulación pueden dar lugar a un deterioro de la función eréctil y una menor sensibilidad. La enfermedad de Peyronie provoca una desviación en la curvatura del pene durante la erección. Impide un coito normal y placentero.  Habituarse a hidratar la piel del pene de forma regular y utilizar buenos lubricantes, ayuda a prevenir el desarrollo de estos desagradables problemas. Algunos vigorizantes naturales ayudan a favorecer la irrigación de la sangre al pene, estimulando la circulación y manteniendo el órgano en un estado de salud óptimo.

Algunos consejos para evitar disgustos

Al pene no solo hay que hacerle caso cuando se va a utilizar para el sexo. Hay que cuidarlo a diario. Revisa el jabón que utilizas porque muchos pueden resultar demasiado agresivos para esta parte del cuerpo. Tanto en el médico como en la farmacia, nos recomendarán uno apropiado para la zona genital, que higienice a la vez que mantiene su protección natural. 

Otro consejo es ser realista en cuanto a las actividades que se realizan en la intimidad. El Kamasutra es un filón de novedades que hay que probar alguna vez pero, por favor, con sensatez. Mejor evitar acrobacias o posturas que nos hagan terminar con un traumatismo en el pene.

La salud y el sexo están intrínsecamente unidos, pero sin lo primero, no podremos disfrutar de lo segundo.    

Los 5 problemas del pene más habituales
5 (100%) 1 vote
Written By
More from farmaciasexual

Todo sobre el clítoris

Queremos saberlo todo sobre el clítoris, esa parte de la anatomía femenina...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *