Tabúes sexuales más comunes: cómo superarlos

Tabúes sexuales más comunes: cómo superarlos

Cuando hablamos de un tabú hacemos referencia a algo que, en nuestra sociedad, se considera incorrecto o está mal visto. Por este motivo, debatir sobre esos temas, y especialmente la práctica de los mismos, es objeto de censura. Puesto que se trata de imposiciones sociales o culturales, hoy hablaremos de los tabúes sexuales más comunes y de cómo superarlos.

Los tabúes sexuales más comunes

Todo depende de la educación particular que cada persona haya recibido. Sin embargo, lo cierto es que los tabúes sexuales más comunes son los mismos para la mayoría de las personas. Esto se debe a que la gran mayoría están relacionados con la religión o el patriarcado, que están presentes en cualquier rincón del mundo.

Así, los tabúes sexuales más comunes afectan sobre todo a las mujeres. El placer de estas ha tratado de ser reprimido durante siglos, llegando a realizarse, todavía hoy, prácticas sanguinarias como la ablación. El objetivo de estas no es más que limitar la capacidad de satisfacción de una mujer. Como sabemos, el clítoris tiene la única función de proporcionar placer; por ello, es mutilado, ocasionando traumas y muchos problemas físicos y psicológicos a las víctimas.

Los tabúes sexuales más comunes también pueden afectar a hombres y mujeres, como es el caso de la masturbación. Sin embargo, la sociedad tiene muy normalizada la masturbación masculina, mientras que las mujeres siguen mostrándose reticentes a admitir que también la practican.

En tercer lugar, encontramos tabúes que afectan a los hombres, y que están directamente relacionados con su virilidad. Esto es, su papel de machos dentro de la sociedad. Todo lo relacionado con el sexo anal  es uno de los tabúes sexuales más comunes entre los hombres. Por su carácter hasta cierto punto pasivo, se considera que es una práctica para homosexuales o para mujeres.

A continuación conoceremos con más detalles cuáles son los tabúes sexuales más comunes y cómo podemos superarlos.

La sexualidad en la familia

La sexualidad es de por sí uno de los tabúes sexuales más comunes, especialmente en el entorno familiar. Debido a que la educación que recibimos se centra principalmente en la faceta reproductiva, de adultos no tenemos claro cómo podemos tratar este tema.

Hay que tener en cuenta que la infancia es una etapa llena de inocencia en la que niños y niñas comienzan a descubrir su cuerpo y su entorno. Cuando aparecen preguntas relacionadas con los genitales, se trata de una mera observación, ya que es la diferencia más evidente entre hombres y mujeres. Tratar el tema con naturalidad y de forma sencilla evitará que en el futuro se relacione la sexualidad con algo sucio o prohibido de lo que hay que avergonzarse.

Desde muy pequeños, niños y niñas descubren que se siente placer al acariciar determinadas zonas de su cuerpo. Pero es algo tan sano y natural como la risa o las muestras de afecto. Por tanto, estos actos no deben señalarse, sino que debemos aceptar que forman parte de nuestro desarrollo.

La masturbación

La masturbación es otro de los tabúes sexuales más comunes. Es quizás el primero del que llegamos a tener conciencia, puesto que se da en una etapa en la que intentamos descubrir quiénes somos.

En torno a la masturbación han girado todo tipo de enfermedades y consecuencias desastrosas. Calvicie, acné, enfermedades venéreas, hemorragias, castigos de Dios y un largo etcétera que carece de validación científica. Así se ha convertido a la masturbación en el principal de los tabúes sexuales más comunes.

Por mucho que la religión haya intentado evitarlo, la juventud se masturba. Por suerte, algunos de los tabúes sexuales más comunes son fácilmente superables. Así se continúa a lo largo de la vida adulta. No obstante, las responsabilidades y el estrés a veces limiten el placer sexual por falta de tiempo y cansancio.

¿Cómo podemos superar este tabú? Pues muy sencillo, masturbándonos. Si hemos crecido en un entorno conservador, debemos saber que la masturbación es natural, su prohibición no. El instinto pocas veces suele fallar, ya que la naturaleza es sabia. En nuestro blog hay disponible información sexual muy variada para ayudar a quienes tengan dudas.

El sexo anal es para gays y mujeres

Otro de los tabúes sexuales más comunes se refiere a la estimulación anal. Para los hombres heterosexuales, la simple mención del ano es ya un tabú en sí mismo, salvo que nos refiramos al femenino.

Por algún motivo desconocido, el ano de las féminas se considera diferente al masculino. Debemos recalcar que para ambos se trata de un orificio de salida cuya función es la de expulsar las heces fecales. Por tanto, o bien en ningún caso o bien en los dos, se trataría de un orificio destinado a la penetración.

Sin embargo, la naturaleza ha querido que el punto P del hombre, es decir, el equivalente al G de la mujer, se encuentre en el ano. ¿Qué significa esto? Que por mucho que quieran negarlo, el sexo anal resulta muchísimo más placentero para los hombres que para las mujeres.

Probablemente ninguna mujer presionara a su pareja para que le deje realizarle una penetración anal, como suele suceder al contrario. Pero de dejarse, el placer que experimentarían sería muy elevado, con orgasmos especialmente intensos. ¿Voluntarios para probar? Los tabúes sexuales más comunes pueden desaparecer cuando lo decidamos.

Los hombres homosexuales, mucho más liberados que los heteros, no se dejan llevar por los tabúes sexuales más comunes. Han decidido, por el contrario, disfrutar de toda su sexualidad.

El sexo oral y los juguetes eróticos

La educación coitocéntrica es responsable de muchos problemas con nuestra vida sexual adulta. La lección sobre el pene y la vagina se olvidó principalmente del placer, pero también de todas las infinitas posibilidades que el sexo tiene.

La estimulación oral, muy popular, no se enseña en ningún sitio, y es, así, otro de los tabúes sexuales más comunes. Por otra parte, los juguetes eróticos, como los llamados “consoladores”, parecen ser un recurso para quien no tiene con quién mantener relaciones sexuales. Sin embargo, con un estupendo complemento que anima nuestros encuentros y nos ayuda a salir de la rutina.

Probablemente alguno de los tabúes sexuales más comunes te resulte familiar, si no todos. Depende de cada uno superarlos y entregarse al placer o bien vivir una vida cohibida. Sigue nuestro blog y nuestras publicaciones sobre sexualidad y no dejes de visitar nuestra tienda.

Tabúes sexuales más comunes: cómo superarlos
5 (100%) 1 vote
Written By
More from farmaciasexual

Complejos sexuales: cómo superarlos

Vivimos en una sociedad extremadamente preocupada por la imagen. Las comparaciones físicas...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *