Lenguaje sucio en la cama: por qué usarlo

Lenguaje sucio en la cama: por qué usarlo

En el sexo, siempre que sea consentido, todo vale. Cada persona tiene sus propios gustos y preferencias, pero no está de más atreverse a experimentar y probar ideas nuevas de vez en cuando. La propuesta que os traemos en esta ocasión es el dirty talk o lenguaje sucio en la cama.

Qué es el lenguaje sucio en la cama

Hay quienes mantienen conversaciones mientras practican sexo; otras personas prefieren hacerlo intercambiando el mínimo de palabras. Sin embargo, existe también otra posibilidad que es la de usar el lenguaje sucio en la cama.

¿A qué nos referimos exactamente cuando hablamos de lenguaje sucio en la cama? Consiste sencillamente en utilizar palabras o frases subidas de tono o incluso vulgares. Hay quienes disfrutan dedicándose algún insulto para aumentar la pasión y la intensidad del momento.

Así de entrada, si no tenemos la costumbre de usarlo, puede resultarnos totalmente inadecuado. No obstante, no es más que la verbalización de nuestras emociones más salvajes. ¿Nunca has tenido una excitación tan alta que has arañado a tu pareja o la has sujetado por el cuello? A pesar de ser una “agresión”, forma parte del juego y es una manifestación de nuestros instintos.

Lo que debemos tener presente es que la finalidad no es humillar ni herir, física o emocionalmente, a la otra persona. El lenguaje es la forma de comunicación por excelencia de los humanos, por lo que el lenguaje sucio en la cama no deja de ser una variante ajustada al momento.

Pero, ¡ojo! No hace falta hacer un curso para aprender; aún así conviene utilizar el sentido común a la hora de elegir los comentarios. De lo contrario, una frase ridícula podría estropear toda la experiencia. Si tiras de memoria, es muy probable que te venga a la mente algún encuentro sexual en el que sentiste vergüenza ajena al escuchar lo que tu pareja sexual decía.

Aunque son anécdotas simpáticas para contar a nuestras amistades, atravesar ese momento puede ser bastante duro. Por ello, os vamos a dejar algunos consejos para no hacer el ridículo.

Por qué usar el lenguaje sucio en la cama

La finalidad del lenguaje sucio en la cama es potenciar la pasión o el deseo sexual. A todos/as nos gusta sentir que la otra persona nos desea. Así, cuando nos lo hacen saber de esta manera tan fogosa puede aumentar la excitación considerablemente.

Hay que decir también que, debido a nuestra educación, se requiere tener mucha valentía o tener ya la costumbre de utilizarlo para que salga sin dificultad. De lo contrario, podemos sentir algo de pudor y no tener claro qué decir ni la tonalidad.

Por otra parte, a los hombres les resulta más sencillo utilizar el lenguaje sucio en la cama. El apetito sexual del hombre nunca ha sido un tabú, por lo que están más acostumbrados a expresar sus deseos sin pensárselo dos veces.

El lenguaje sucio en la cama puede ser divertido y excitante. Las mujeres tienen más confianza entre ellas para expresar lo que les gustaría que un hombre les hiciese. Es tan “fácil” como decirle esa misma frase al chico en cuestión en pleno acto. Que no cunda el pánico; vamos a ver algunos consejos tanto para mujeres como para hombres que quieran iniciarse en el lenguaje sucio en la cama.

Consejos para usar el lenguaje sucio en la cama

La primera vez que utilicemos en lenguaje sucio en la cama es muy probable que sintamos algo de miedo. Estos consejos os darán un poquito más de seguridad para poder decirlo con cierta firmeza. ¡Esto es lo más importante para no causar vergüenza ajena!

Practica un poco en casa

Mirarnos al espejo es útil para muchas cosas. Al mismo tiempo, puede tener su dificultad para según qué. Nos vemos tal y como somos, y, sobre todo, cómo nos perciben los demás (por suerte nadie suele ser tan crítico como nosotros mismos).

Recuerda alguna frase o escena de película que te haya gustado. O bien piensa que te dedicas profesionalmente al porno. Mírate a los ojos y repite frases como “quítame la ropa”, “ponte de rodillas” o “quiero que me…”. Encuentra el lenguaje sucio en la cama que más seguridad te dé.

Recopila información

Si no tienes del todo claro qué cosas puedes decir, como decíamos, puedes recopilar frases de Internet o de escenas de películas. O bien, hacer un repaso mental de las cosas que te gusta que te hagan o que te apetecería hacerle a la otra persona.

El lenguaje sucio en la cama no es un idioma con su vocabulario concreto. Lo excitante es el tono que se utiliza y lo que implica. Quizás tu frase es muy sencilla, pero dicha con la suficiente pasión, provoca un efecto inmediato. No es lo mismo decir un “bésame” inseguro e imperceptible que mirar a los ojos a tu pareja y pedírselo con decisión.

Ve poco a poco

O bien nacimos para actuar o es probable que nos cueste comenzar con un “fóllame como a una zorra”. Como con todo, se recomienza avanzar de forma gradual, según la confianza que sintamos. Podemos también hacer pequeñas demandas, como “hazlo más rápido” o dar feedback: “me gustó cómo me tocaste ayer”.

Hay quienes prefieren iniciarse con una intención, más que con la demanda o la orden explícita. Así, podemos usar frases como “qué quieres que te haga” o “llevo horas pensando en ti”. Esto permite a la otra persona hacernos preguntas o peticiones más concretas.

También sirve poner una película en la que usen el lenguaje sucio en la cama y repetirle después las frases a nuestra pareja. Podemos tirar del humor inicialmente para meternos en el papel.

No te presiones

Usar el lenguaje sucio en la cama es como cualquier otra práctica. Hay quienes lo disfrutan y quienes no. Si no te gusta que te llamen perra o no te ves capaz de decirle a una chica que quieres hacerle un cunnilingus, tampoco pasa nada.

Y si tu pareja lo utiliza pero a ti no te sale, puedes tener una conversación al respecto. Tal vez te guste que él o ella te lo diga pero tú no puedes hacer lo mismo. O quizás el lenguaje sucio en la cama te produzca incomodidad. Si lo que sientes es pudor, recuerda que los tabúes no son más que unas limitaciones que nos han puesto y que nosotros mantenemos. ¡Pon tú tus propios límites!

El lenguaje sucio en la cama puede llegar a ser muy excitante si sabemos cómo usarlo. ¡Déjate llevar por tus emociones y tus instintos más básicos! En Farmacia Sexual estamos para ayudarte. No dejes de visitar nuestra zona sex shop para estar al tanto de nuestras novedades en juguetes eróticos y productos naturales.

Lenguaje sucio en la cama: por qué usarlo
Puntúa este articulo
Written By
More from farmaciasexual

Mejora tu vida sexual: Ejercicios de Kegel para hombres y mujeres

Es muy probable que hayas oído hablar de los ejercicios de Kegel...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *