Cómo iniciarse en el sexo anal

Cómo iniciarse en el sexo anal

El sexo anal tiene tantos seguidores como detractores. O quizás habría que decirlo en femenino, ya que, salvo en la homosexualidad masculina, son los hombres quienes insisten a las mujeres en esta práctica. Ya seas mujer, o un hombre que ha decidido explorar el placer que esconde su próstata, te contamos todo lo que hay que saber para iniciarse en el sexo anal.

Qué es el sexo anal y por qué practicarlo

El sexo anal consiste en estimular la zona del ano, tanto el exterior como su interior. Cuando se incluye la penetración, hablamos de coito anal. Sin embargo, esta práctica tiene sus particularidades, por lo que antes de iniciarse en el sexo anal conviene conocer algunos detalles.

Los hombres homosexuales son quienes han aprendido a sacarle todo el partido a su cuerpo. Aunque esta zona es considerada por la mayoría de hombres como un lugar turbio al que no se debe acceder jamás, lo cierto es que esconde un gran placer para ellos.

A través del recto se puede acceder a la próstata, una pequeña glándula del tamaño de una nuez. Su estimulación produce un placer muy intenso, mayor que el que se logra con la estimulación del pene. Su poder es tal, que puede producir orgasmos con gran rapidez.

Esta zona está llena de terminaciones nerviosas, y vendría a ser la equivalente al clítoris en las mujeres. Ese órgano cuya única función es la de proporcionar placer. La educación y un trasfondo homófobo son los responsables de que los hombres heterosexuales se alteren cuando una mujer contempla la posibilidad de practicarles a ellos el sexo anal.

Nadie pierde su virilidad por iniciarse en el sexo anal. Es más, la virilidad nada tiene que ver con las prácticas sexuales de cada persona. Abrir la mente y entregarse al placer tiene muchos más beneficios para el organismo. Y sobre todo cuando se trata de una región con tanto potencial.

En cualquier caso, iniciarse en el sexo anal es algo que debe salir de cada persona. Ninguna mujer, ni ningún hombre si se diese el caso, debe ser forzada para realizar esta práctica. Intentar convencer a una mujer es una forma de abuso, por lo que conviene aprender a respetar las decisiones ajenas.

Cómo iniciarse en el sexo anal

Para iniciarse en el sexo anal debemos tener claros algunos conceptos. Esto se debe a que la penetración anal, por ejemplo, no funciona de la misma manera que una vagina. Puesto que la función fisiológica de este orificio es otra.

No obstante, la estimulación de esta región resulta muy satisfactoria. Especialmente, como decíamos, para los hombres, ya que ahí se encuentra su punto P. La versión masculina del punto G femenino.

Lo primero que hay que tener presente al iniciarse en el sexo anal es la preparación, esto es la higiene. El ano, al ser parte del intestino es una zona de tránsito para los deshechos corporales. Por este motivo, es habitual que hayan restos de heces en su interior.

Para evitar experiencias desagradables al iniciarse en el sexo anal, conviene limpiar antes el intestino. ¿Cómo lo hacemos? Podemos realizar una lavativa con agua tibia o emplear una pera para la limpieza.

También es posible asear el exterior con agua y jabón e introducir un dedo para eliminar los restos que haya en el interior. Si tenemos confianza con la persona con la que se haya decidido iniciarse en el sexo anal, quizás nos importe menos. Pero en cualquier caso, siempre es mejor limpiar la zona.

Hay que tener en cuenta también al iniciarse en el sexo anal que conviene seguir un orden. Es decir, si vamos a realizar otras prácticas como el sexo oral o el coito, siempre hay que dejar el ano para lo último. De esta manera evitaremos posibles infecciones, ya que la flora vaginal es muy delicada.

El tercer punto para iniciarse en el sexo anal es la relajación. El ano, al contrario de la vagina, no posee lubricación propia. Por ello, conviene utilizar lubricantes que faciliten la penetración.

Primeros pasos en el sexo anal

Para facilitar la penetración al iniciarse en el sexo anal, además de los lubricantes, tenemos que lograr relajarnos. Si el esfínter está tenso, se bloquea, lo que impide la penetración y, por tanto, nos causará dolor el intentarlo.

Otro truco al iniciarse en el sexo anal es la estimulación previa. Para ello podemos realizar caricias o lamer y chupar la región, tal y como haríamos en el sexo oral. El esfínter es un orificio de salida, por eso, cuando se realiza una práctica diferente a la suya tiende al bloqueo.

No hay que forzar al iniciarse en el sexo anal. Esto puede ocasionar desgarres, quemaduras y, lo más importante, un trauma a la persona. El sexo siempre debe ser consentido y no doloroso. Si no logramos relajarnos, debemos dejarlo para otro momento.

También se recomienda utilizar los dedos al iniciarse en el sexo anal. Al tener un tamaño mucho más pequeño, su introducción es bastante sencilla, siempre que el esfínter no se haya tensado demasiado. Además, puesto que resulta placentero, el simple contacto suave puede ayudar a relajar la zona, facilitando en gran medida la penetración.

Juguetes para acompañar

Si se ha logrado iniciarse en el sexo anal y se quiere probar nuevas experiencias, podemos emplear también juguetes eróticos diseñados para la estimulación anal. Existen plugs y otros complementos que vienen en diferentes tamaños. Así, para quienes tienen menor experiencia, se puede comenzar por los más pequeños, para ir aumentando el tamaño según nos acostumbremos y nos apetezca.

Iniciarse en el sexo anal es algo que debe ser voluntario y que no debe regirse por ningún tipo de normas. Esto significa que quizás nos baste con la estimulación con los dedos, o que no nos convenza y no queramos repetirlo. O tal vez nos encante y se convierta en nuestra práctica favorita.

Consulta en nuestra zona sex shop todos los juguetes eróticos que tenemos disponibles para iniciarse en el sexo anal. Si tienes alguna duda puedes ponerte en contacto con nosotros y estaremos encantados de ayudarte. ¡Felices prácticas!

Cómo iniciarse en el sexo anal
Puntúa este articulo
Written By
More from farmaciasexual

Cómo afrontar la impotencia

Aunque parezca complicado, afrontar la impotencia con una actitud positiva, puede ser...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *