Eyaculación precoz: trucos para aguantar más

Eyaculación precoz: trucos para aguantar más

La disfunción sexual más común en los hombres es la eyaculación precoz. Por encima de la impotencia u otros problemas de erección.  La definición de eyaculación precoz según la Sociedad Internacional de Medicina Sexual es la siguiente: problema consistente en eyacular antes de o en el primer minuto tras la penetración.

Según los datos de los expertos, hasta un 30% de la población masculina, sufren este trastorno en alguna etapa de sus vidas. Para algunos es algo pasajero, que con el tiempo, desaparece. Pero para otros, si no se toman las medidas adecuadas, puede ser algo permanente.

La eyaculación precoz está envuelta en el mito del trastorno de juventud. Se da por sentado que es algo que sufren los jóvenes más inexpertos. También se asume que con el tiempo irán aprendiendo a tener un mejor sexo. Sin embargo, la gran mayoría de los hombres que la sufren en sus primeros encuentros sexuales, la padecen también durante el resto de su vida.

Causas de la eyaculación precoz

Para poder atajar este problema, es importante saber por qué se produce. Solo así podremos hacer una valoración y reflexión de nuestros hábitos y preocupaciones. Y, una vez analizados estos,  intentar darle un giro al enfoque que tenemos de nuestra vida sexual.

Causas internas

  • Sentir la excitación de forma muy intensa. A menudo ocurre cuando has estado deseando sexualmente a una persona por mucho tiempo y al fin has conseguido conquistarla. Esto puede provocar una mezcla de emociones muy intensas donde se mezclan los nervios y la excitación.
  • Experimentar mucha presión y nervios por el deseo de cumplir con las expectativas que creemos que la otra persona se ha forjado sobre nosotros.  Esa sensación de nervios por querer estar a la altura, es la principal enemiga del sexo. Es normal tener miedo a decepcionar, cualquier hombre mínimamente decente desea dejar una huella positiva en su amante.
  • Obsesionarse con el rendimiento sexual.  Estar demasiado pendiente pensando en si vamos a dar la talla o si lo vamos a hacer bien o mal, va a derivar, casi con total garantía, en fracaso. Por eso, desarrollar una buena comunicación sexual sin tabúes, conseguirá descargar al hombre de la responsabilidad que se autoimpone.

Cuasas externas

  • Educación sexual en negativo. Si hemos crecido en un entorno donde el sexo era considerado como algo malo, generaremos sentimientos contradictorios como deseo y culpabilidad.  Liberarse de la represión de una educación demasiado rígida es un trabajo arduo que en ocasiones requiere de la colaboración de un terapeuta profesional.
  • Poca frecuencia sexual. Después de haber pasado mucho tiempo sin mantener contacto sexual con otra persona es bastante habitual ponerse nervioso.
  • Hábitos masturbatorios incorrectos. Es verdad que a solas, no tenemos que quedar bien con nadie y lo único que se busca es descargar tensiones. Pero cuando se adquiere el hábito de terminar enseguida, se pierde la capacidad de controlar la eyaculación.
  • Temor por un embarazo no deseado. El estrés por este tipo de inquietud se puede controlar aprendiendo a emplear todos los métodos anticonceptivos de forma correcta y escoger el que genere más confianza y se adapte mejor a las necesidades de la pareja.

Pautas para combatir la eyaculación precoz

Respirar

Saber controlar la respiración es importante. Es algo que está relacionado con la duración del acto sexual porque puede ayudar mucho para mejorar el problema de eyaculación precoz. Además, te ayudará a sentirte más relajado. Lo que hay que hacer es básicamente es aminorar el ritmo de la respiración. De esta forma “engañamos” al cerebro, diciéndole que el orgasmo no está cerca. Para lograrlo, cuando sientas que te acercas al clímax y notes que tu respiración comienza a acelerarse, procura hacer aspiraciones más profundas para mantener una respiración más pausada. Lo más recomendable es practicarlo a solas cuando te estés masturbando.

Relax

Sabemos que del dicho al hecho hay un trecho. Pero mantenerse relajado es crucial para combatir la eyaculación precoz. Los estudios apuntan a que el factor psicológico es el componente principal de esta disfunción. Sobre todo en aquellos hombres que ya han pasado por una mala experiencia.  Por eso hay que evitar por todos los medios afrontar la relación sexual rememorando aquello o pensando “me va a volver a pasar”. Entrar en esa dinámica de pensamientos alarmistas, hará que pierdas el control de forma inevitable. Para relajarte y a la vez controlar tu mente, puedes realizar ejercicios de yoga, meditación y practicar técnicas de respiración.

Ejercicios para el pene

Ejercitando el pene, conseguirás fortalecer el cuerpo esponjoso y la arteria y los cuerpos cavernosos del miembro.  Realizando ejercicios periódicamente se puede ir aumentado el tamaño de esas zonas, por lo que la capacidad de llenado también será mayor. Esto puede mejorar tanto la erección como el control de la eyaculación.  Algunos dicen que incluso se puede conseguir que el pene aumente su tamaño durante la erección.

Kegels

Los ejercicios kegel ayudan a fortalecer el músculo pubococcigeo. Este es el que se encarga de “abrir y cerrar” el conducto de salida de semen y de orina.  Consisten en contraer y relajar la musculatura del suelo pélvico, lo que con la práctica, permite al hombre retener la expulsión de esperma.  Aquí tienes una explicación más detallada sobre como realizar este tipo de ejercicios que realmente funcionan.

No pienses en el orgasmo

La mayoría de las disfunciones sexuales ocurren porque la mente logra dominar al cuerpo. Así que tenemos que revertir esta dinámica. Si inicias la relación sexual pensando que el orgasmo se acerca, fácilmente provocarás que llegue mucho antes. Procura concentrarte en tu pareja, en estimular sus zonas erógenas y en disfrutar del momento.

Creatividad más allá del coito

Hacer que las relaciones sexuales giren en torno a la penetración tiene consecuencias en la calidad de las mismas. Esta idea coitocentrista hace que el pene dicte el principio y el fin de la relación. La cosa comienza cuando está erecto y finaliza cuando eyacula. Obviamente esto genera un extra de presión en el hombre y un sinfín de frustraciones en las mujeres.

Productos retardantes

En el mercado existen distintos productos en forma de crema o spray que actúan limitando un poco la sensibilidad del pene. Son un excelente recurso, especialmente si se emplean en conjunto con las técnicas antes mencionadas. Con entrenamiento y actitud positiva, lograrás controlar la eyaculación precoz y hacer que tus relaciones sexuales sean mucho más satisfactorias.

Eyaculación precoz: trucos para aguantar más
Puntúa este articulo
Written By
More from farmaciasexual

Complejos sexuales del hombre: cuáles son

La inseguridad acompaña a prácticamente cualquiera de los mortales. Aunque puede afectarnos...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *