Cómo afrontar la impotencia

cómo afrontar la impotencia

Aunque parezca complicado, afrontar la impotencia con una actitud positiva, puede ser imprescindible para superarla.
Factores diversos como el estrés, la ansiedad, problemas personales o dificultad para desconectar la mente de las obligaciones laborales, afectan directamente al estado de ánimo de cualquier persona. Pero además pueden llegar a influir en la vida conyugal y provocar cambios fisiológicos que se manifiesten a través de disfunciones sexuales. Estas pueden ser problemas de erección, eyaculación precoz o impotencia.

Impotencia psicológica: causas

Inseguridad

La impotencia es, efectivamente un problema puramente físico que afecta a la capacidad de erección del pene. Sin embargo las causas que lo provocan suelen ser en la mayoría de los casos psicológicas. Cada vez es más frecuente que acudan hombres jóvenes a las consultas del especialista por este problema. Los expertos apuntan a que la dificultad para lograr o mantener la erección está, con mucha frecuencia, relacionada con el coito. Es decir, se presenta en el momento de la penetración. La inseguridad por no poder conseguir una buena erección para la penetración es la preocupación principal de los afectados. Este miedo, hace que aumente el nivel de ansiedad y el hombre, al estar centrado en como responde su pene, deja de percibir los estímulos eróticos del momento. Lo cual hará que la erección sea todavía más improbable.

Temor

Además, una vez que el hombre ha tenido una mala experiencia de este tipo, afrontará las siguientes relaciones sexuales con el temor de que vuelva a ocurrir. Enfrentarse al coito en un estado nervioso, con ansiedad y miedo al fracaso, logrará que de nuevo, se confirmen sus preocupaciones. Y entrará en un bucle de falta de confianza y estrés, del que puede ser complicado salir. Además, todo ello puede agravarse si el paciente se siente presionado por su pareja. Por eso, para afrontar la impotencia y vencerla, hay que salir de este círculo vicioso.

Otros

También hay hombres que afirman que el preservativo les hace perder la erección. Esto no debería ser jamás una excusa para dejar de usarlo. Es algo que ocurre con bastante frecuencia, sobre todo en encuentros con parejas esporádicas, donde no hay excesiva confianza y sí una buena dosis de inseguridad y nervios. En un contexto así, en el que además la preocupación por quedar bien y satisfacer a la pareja es grande, es habitual que el pene no responda como quisiéramos. Un buen truco es transformar el preservativo en un juego erótico en si mismo. Así evitamos interrumpir las caricias y los besos para hacer esa parada técnica que puede “desinflar” toda la magia del momento.

Problemas en la pareja

Una vez que se ha presentado el problema puede ocurrir que las relaciones sexuales se comiencen a entender como un momento estresante. Esto, obviamente repercutirá muy negativamente en la pareja, ya que ambos se sentirán frustrados. Además, si no se habla el tema como es debido, la pareja puede interpretarlo como un rechazo o falta de deseo y podría ser el inicio de una seria crisis.
En algunos casos, el hombre siente la necesidad de comprobar si su disfunción sexual está relacionada con su pareja. Entonces se verá tentado a ser infiel. Es probable que con otra persona no esté nervioso, ya que no tiene que demostrarle nada. Por decirlo de algún modo, su historial de fracasos sexuales, ha sido borrado por lo que el estado emocional será más relajado. Este hecho puede llevarle a pensar que en realidad su pareja no le atrae, lo cual puede generar una situación de confusión emocional.

Consejos para afrontar la impotencia

  • Hablar con la pareja. La comunicación abierta es fundamental para afrontar la impotencia con perspectivas de superarla. Compartir cómo nos sentimos en la intimidad, antes del sexo, durante y después, es tan importante que puede convertirse incluso en la solución del problema.
  • Alejar los pensamientos catastrofistas. Hay que hacerse a la idea de que es una etapa puntual y así evitaremos ideas como que no se va a poder solucionar o que jamás volveremos a disfrutar de unas relaciones sexuales satisfactorias. Esta forma de pensar solamente contribuirá a aumentar la ansiedad y agravar el problema de disfunción sexual.
  • Darle una nueva orientación al sexo. Como hemos mencionado, los problemas de impotencia surgen en el momento de la penetración. Por eso enfocar las relaciones sexuales desde un punto de vista menos genital, liberará al hombre de esa presión. Recuerda que el sexo oral es una vía segura para el orgasmo sin necesidad de erección, ni coito.
  • Dejar de pensar en nuestro pene. La atención debe estar centrada en los estímulos eróticos del momento o en las fantasías que más excitantes resulten. Para lograrlo, si el nivel de ansiedad es grande, se recomienda practicar mindfulness con cierta frecuencia. Así lograremos controlar y focalizar los pensamientos.
  • Masturbarse. Es un ejercicio excelente para comprobar que todo sigue funcionando correctamente y así mantener la confianza en uno mismo.

Viagra natural

Hierbas medicinales

Algunas hierbas medicinales pueden ayudar a recuperar la energía sexual después de un periodo de decaimiento. La raíz de Rhodiola o la Maca Andina pueden resultar útiles para tratar de afrontar la impotencia. Ambos son suplementos naturales.

Vasodilatadores

Otros productos interesantes son los que aportan un efecto vasodilatador. De esta forma la circulación sanguínea fluye mejor hacia los cuerpos cavernosos del pene, favoreciendo una erección más fuerte.

  • El gingko biloba promueve una mejor circulación sanguínea en todo el organismo, lo que incluye la zona genital. Además, también ayuda a reducir los niveles de estrés, por lo que puede ser un buen aliado para afrontar la impotencia.
  • El ginseng también es un remedio natural utilizado desde tiempos inmemoriales como vigorizante sexual. Estimula la liberación de óxido nítrico, y esto hace que mejore el flujo sanguíneo. También actúa beneficiosamente sobre la ansiedad.
  • Vitalmax Forte es otro producto natural revolucionario, que actúa como potenciador de la erección de forma inmediata. Su eficacia está garantizada y además no tiene efectos secundarios.

Medicina tradicional

Obviamente, si se presentan problemas de disfunción sexual, lo primero que se debe hacer es consultar con un médico. Así podremos descartar (o tratar) causas orgánicas como infecciones, medicación, etc. Si comprobamos que el origen es puramente psicológico deberemos aplicar los consejos antes mencionados. Recuerda que el órgano sexual más importante es realmente el cerebro. Por lo que combatir esta disfunción dependerá en exclusiva de como seas capaz de afrontar la impotencia.

Cómo afrontar la impotencia
Puntúa este articulo
Written By
More from farmaciasexual

Impotencia del hombre ante la mujer, cinco claves

Con más frecuencia de la que se llega a admitir, en las...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *