Cómo mejorar la comunicación sexual en la pareja

Cómo mejorar la comunicación sexual en la pareja

Una de las bases más importantes para alcanzar la plenitud íntima con la pareja, es la comunicación sexual. Trabajar el diálogo e interesarse en las necesidades de la otra persona es fundamental para unas relaciones enriquecedoras.

Las dificultades de compatibilidad sexual son muy frecuentes y aparecen, precisamente por una pobre comunicación. Es habitual que haya parejas que llevan años viviendo juntos sin haberse parado a mantener un diálogo sobre su vida sexual. Muchos sienten incluso pudor ante la idea de hablar con su pareja acerca de este tema.

La importancia de hablar de sexo

Sin embargo, todos estamos de acuerdo en que es importante saber qué posturas le proporcionan más placer a nuestra pareja o cómo prefiere ser estimulada, besada o acariciada. Solamente teniendo esta información, y proporcionándola, pueden ambos darse placer mutuo. Normalmente ocurre que cuando la comunicación sexual es mala o inexistente, también suele haber conflictos de entendimiento en los demás aspectos de la vida.

Una educación sexual deficiente

A los problemas relacionados con el diálogo, hay que sumarles una deficiente o nula educación sexual. Esto está muy relacionado con nuestro sistema social patriarcal y machista, que condiciona fuertemente los roles de hombres y mujeres. De este modo se perpetúan conductas que reprimen el pleno desarrollo de las personas, negando a las del sexo femenino la plena libertad sobre su propio cuerpo y el derecho a disfrutar de su sexualidad. Y, limitando, en los varones, su capacidad de empatía y de afecto.

La incomprensión entre los miembros de una pareja heterosexual aun se puede complicar más. A veces, en momentos de crisis, prolongadas o puntuales, o desavenencias, se utiliza el sexo como elemento reconciliador. No surge, en estos casos de una necesidad de expresar afecto, sino que es una actividad más bien automatizada y puramente física.

Principales errores de comunicación

La comunicación, humana, y animal en general, tiene un importante factor no verbal. En la intimidad, cobra mucha más importancia ya que el cuerpo en movimiento se convierte en nuestra principal herramienta de expresión. A veces, tratamos de interpretar los gestos de nuestra pareja para saber si está disfrutando o no, o qué le gusta y qué no. Sin embargo en la comunicación sexual, hay que saber verbalizar nuestros deseos sin miedo.  El no hacerlo genera que comentamos algunos de los siguientes errores:

Errores más frecuentes

  • No permitir que nuestro cuerpo se exprese espontáneamente. No cohibas tus deseos y usa tu cuerpo para mostrar lo que te apetece a través de caricias, movimientos, miradas o gemidos.  
  • Pedir de forma incorrecta. Tu pareja no puede adivinar cuales son tus preferencias o qué es lo que deseas en ese momento. Pide de forma concreta, llamando a las cosas por su nombre.  
  •  No comunicar las prácticas que no te gustan. Nunca deberías hacer algo que te resulte desagradable por complacer a tu pareja. El sexo ha de ser placentero para ambos.
  • Quedarte en silencio. Hay personas que tienden a hablar más durante el sexo y otras menos. Pero usar determinadas palabras y frases para estimular al otro o para indicar que te está gustando, resulta muy positivo para que el encuentro sea más satisfactorio. 
  • Ignorar a tu pareja después de la relación sexual. Puede ser que te entre un sueño intenso, pero aunque desees dormirte, procura mostrar afecto y expresar a tu pareja cómo te sientes.  

Uno de los principales problemas que restringen una buena comunicación sexual, es que, por miedo a provocar un conflicto, nos callamos nuestro malestar. Esto genera de forma inevitable que la molestia crezca junto con sentimientos de frustración. Y al final terminaremos expresándolo de forma destructiva. Por lo tanto, en cuanto se genera un desacuerdo, hay que comunicarlo con sensibilidad y tacto. Así evitaremos confrontamientos serios.

Como desarrollar una buena comunicación sexual

Para favorecer la comunicación sexual es imprescindible que exista retroalimentación.  Sin embargo hay muchas parejas que no se sienten capaces de salvar este escollo. Por vergüenza, por educación o por falta de confianza. Uno de los dos tendrá que romper el hielo. La forma más sencilla de hacerlo es iniciar una conversación sobre sexo en general. Escoge un momento tranquilo e íntimo, no durante el sexo o después porque puede dar lugar a malas interpretaciones.  De lo genérico puedes ir pasando a lo concreto. Pero hablando solo de ti, de lo que te encanta que te hagan o lo que te gustaría probar.  No inicies frases diciendo “si hicieses esto de X forma” o similares, porque puede generar frustración o sentimiento de ataque y los canales de comunicación quedarían cerrados.

Los reproches no deben existir ni contemplarse dentro de la comunicación sexual. Ambos miembros de la pareja deben prestar toda su atención. Para lograrlo, conviene eliminar distracciones como la tele encendida o los niños correteando. El entorno es importante ya que hay que generar un ambiente de compenetración, complicidad y confianza para poder expresarse sin barreras mentales.

También es básico expresarse en términos positivos, incidiendo en tus preferencias y en lo que sí te gusta, antes que en lo que no. La comunicación sexual no se basa en criticar sino en construir unas relaciones en las que cada miembro se sienta confiado y seguro de si mismo.

Hablar en la cama

Después de haber roto el hielo, hay que trasladar esa comunicación sexual a la cama, al momento íntimo. Expresar lo que te satisface hará que aumente la autoestima de tu pareja. De esta forma se sentirá mucho más predispuesta a escuchar tus peticiones y a plantear las suyas.

Otro punto clave es hablar con la mayor naturalidad posible. Hay que  llamar a cada cosa por su nombre pero sin caer en vulgaridades. Al menos cuando estáis hablando en un momento no sexual. Luego, en una relación apasionada, emplear palabras groseras y mal sonantes, si a ambos os excita, puede ser un interesante estímulo.

Esforzarse en desarrollar una buena comunicación sexual tiene grandes ventajas para los dos integrantes de la pareja. Ambos ganarán en autoconfianza y serán mejores amantes para el otro. Además estrechará los lazos afectivos al no existir ningún tema tabú. Y por último, gozarán de todos los beneficios que aporta, física y emocionalmente, un buen sexo.

Cómo mejorar la comunicación sexual en la pareja
Puntúa este articulo
Written By
More from farmaciasexual

LA BOA

La Boa Ella se tumba boca arriba, abriendo y elevando un poquito...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *