Falta de apetito sexual: ¿qué me pasa?

Falta de apetito sexual: ¿qué me pasa?

La falta de apetito sexual consiste en un descenso del deseo o el interés por mantener relaciones sexuales. Cuando tenemos pareja, puede ocasionar problemas debido a que esta no se siente correspondido/a. Pero, ¿por qué nos sucede?

Qué es la falta de apetito sexual

Nuestra vida es un ciclo constante, igual que sucede con la naturaleza en sí misma. Las estaciones cambian pero se repiten de manera cíclica, los días y las noches, las fases de la luna, las mareas, el ciclo menstrual de las mujeres y también la propia vida.

Las hormonas funcionan del mismo modo. Así, tanto hombres como mujeres experimentan cambios que, controlados, nos permiten observan que también tienen una periodicidad. El deseo sexual varía también en determinados días del ciclo. Por ejemplo, las mujeres están más receptivas a mitad de su ciclo, es decir, cuando se produce la ovulación. Esto aumentaría las probabilidad de fecundar el óvulo.

Por el contrario, existen otros días u otras épocas en las que aparece la falta de apetito sexual. Puesto que los cambios hormonales son conocidos principalmente en las mujeres, es más probable que nos suene que durante la menopausia, por citar una etapa, el deseo sexual pueda disminuir debido a los cambios hormonales y físicos.

Sin embargo, los hombres también tienen su propio ciclo. Esto implica que tanto su estado de ánimo como su deseo pueden variar a lo largo del mes. ¿Qué queremos decir con esto? Pues que tanto hombres como mujeres estamos sujetos a cambios que se producen de manera natural.

La falta de apetito sexual, aunque como veremos puede estar ligada a causas externas o a algunas enfermedades, también puede deberse a un estado emocional o a otros factores puntuales y de menos importancia.

Causas de la falta de apetito sexual

Como venimos diciendo, son muchas las causas por las que aparece el apetito sexual. En cualquier caso, lo primero que debemos tener en cuenta es si tenemos pareja o no. Este aspecto es relevante ya que, en algunos casos, la falta de apetito sexual aparece solo con el cónyuge.

Los motivos pueden ser psicológicos u orgánicos. Así, es fundamental detectar la causa de la falta de apetito sexual para poder solucionar el problema. En multitud de ocasiones, sobre todo cuando se debe a situaciones concretas de nuestra vida, como puede ser una época de mucho trabajo o una pequeña crisis de pareja, la falta de apetito sexual desaparece por sí sola. Otras veces, la resolución puede ser más compleja.

Entre las causas orgánicas encontramos algunos tipos de enfermedades, como las metabólicas o las de carácter crónico. También las alteraciones hormonales, los problemas endocrinos y los tratamientos con ciertos medicamentos.

Dentro de los factores psicológicos que causan la falta de apetito sexual encontramos los siguientes:

  • Cansancio

  • Estrés y ansiedad

  • Diferentes trastornos de nuestro estado de ánimo

  • Problemas con la pareja, que incluyen discusiones, distanciamiento, problemas de comunicación, etc.

  • Vida sexual monótona y poco satisfactoria

  • Inseguridad o miedo a no ser capaces de satisfacer a la otra persona

  • Disfunciones sexuales, tanto en el hombre como en la mujer: vaginismo, anorgasmia, disfunción eréctil, etc.

Las causas de la falta de apetito sexual varían de una persona a otra, y también de hombres a mujeres. En el casos de estas últimas, los cambios hormonales, así como los tratamientos anticonceptivos suelen ser los responsables.

Para los hombres, con una educación muy centrada en sus genitales, la causa más frecuente suele ser la disfunción sexual. Puesto que una erección fuerte es algo que se espera de todos los hombres, este tipo de problemas repercuten en su autoestima y desembocan en una falta de apetito sexual.

Tipos de falta de apetito sexual

La falta de apetito sexual, al deberse a distintas causas, puede agruparse según su origen en diferentes tipos. Es interesante realizar un diagnóstico adecuado para poder tratarla de la manera más acertada posible.

Los expertos clasifican así la falta de apetito sexual en cuatro tipos:

Primaria: la falta de apetito sexual primario suele darse principalmente en mujeres. El haber recibido una educación sexual conservadora y/o religiosa, puede hacer que el conocimiento del propio cuerpo o la propia aceptación del deseo sexual se vean mermados. Esta falta de apetito sexual aparece ya en la adolescencia, época en la que el deseo suele ser muy alto, y empeora en la vida adulta.

Secundaria: este tipo se da en personas que no han tenido previamente problemas de deseo, pero que por diversos motivos, sienten una repentina falta de apetito sexual. Es aquí donde encontramos las causas comunes como exceso de trabajo, cansancio, estrés, problemas con el estado de ánimo, etc.

Generalizada: dentro de este tipo y del siguiente es donde el tener pareja o no marca la diferencia. Dentro de la falta de apetito sexual generalizada, no se siente interés por las relaciones sexuales en sí. De este modo, no se trata de un problema concreto con nuestra pareja, como puede ser que la atracción ha disminuido, sino de una causa personal.

Situacional: en la falta de apetito sexual de tipo situacional, el deseo sexual se ve reducido con la propia pareja. Sin embargo, este sí aparece hacia otras personas. Se trata en este caso de un conflicto o un problema sin gestionar dentro de la relación.

Soluciones para la falta de apetito sexual

En la mayoría de los casos, la falta de apetito sexual es algo temporal que suele desaparecer al cabo de poco tiempo. No obstante, cuando observamos que esta situación no se resuelve y que repercute de forma negativa a nuestra vida, conviene consultar con profesionales.

Las causas de la falta de apetito sexual nos conducirán a un tratamiento diferente. Cuando las causas son de tipo fisiológico, el o la sexóloga nos derivarán a un médico. Si se trata de un problema psicológico, será necesario iniciar una terapia cognitivo-conductual. La psicología experimental se utiliza en distintos países y permite corregir las alteraciones sexuales.

En el caso de que se tenga pareja, además de las actividades individuales, se realizan otras junto a ella. Durante estas, se tienen en cuenta todos los factores que repercuten en la falta de apetito sexual.

Como medida preventiva, hay que recordar que las relaciones sexuales no se limitan solo al coito. Las muestras de cariño, como los besos y los abrazos, así como los juegos preliminares, son una medida excelente para mantener activo el deseo sexual.

En Farmacia Sexual ofrecemos diferentes productos naturales que te ayudarán a mejorar tus relaciones sexuales. Además, contamos con una amplia gama de juguetes eróticos para no caer nunca en la rutina. ¿Te apetece probar?

Falta de apetito sexual: ¿qué me pasa?
5 (100%) 1 vote
Written By
More from farmaciasexual

La importancia de la empatía sexual

Saber valorar la importancia de la empatía sexual es lo mejor que...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *