Anorgasmia femenina: sexo a medias

Anorgasmia femenina: sexo a medias

La anorgasmia femenina es la falta del orgasmo en la mujer cuando se produce estimulación. Según las estadísticas, hasta un 30% de las mujeres han sufrido este problema alguna vez en la vida. Por suerte, tiene solución.

Qué es la anorgasmia femenina

Cuando hablamos de anorgasmia femenina nos referimos a una incapacidad de la mujer para alcanzar el orgasmo durante la estimulación sexual. Se trata de la disfunción que más afecta a las mujeres, concretamente entre el 7% y el 30%.

El orgasmo, también llamado clímax, es una contracción que se produce en los músculos genitales. Con movimientos rítmicos, viene acompañado de una sensación de placer muy intensa que deja relajados tanto al cuerpo como la mente.

Alcanzar el clímax está determinado por el sistema nervioso involuntario. Por tanto, es algo que viene controlado por nuestro cerebro. En la mayoría de los casos, la anorgasmia femenina no se trata de un problema fisiológico, sino que se trata de otros factores de origen diverso, como veremos a continuación.

Cómo alcanza el orgasmo la mujer

La sexualidad siempre ha sido coitocéntrica, es decir, siempre ha girado en torno a la penetración vaginal. Sin embargo, el epicentro del placer femenino se encuentra en el clítoris y no en la vagina. De ahí que muchas mujeres tengan dificultad para alcanzar el orgasmo con la penetración.

En cualquier caso, cuando hablamos de anorgasmia femenina hacemos referencia a una incapacidad para alcanzar el orgasmo con independencia de la vía utilizada. Esto quiere decir que hay una imposibilidad tanto a través de la masturbación como en las relaciones compartidas en cualquier de sus formas.

De esta manera, el equivalente a pene en el hombre es el clítoris en la mujer. La educación sexual que recibimos pasa este aspecto por alto. Así, las adolescentes se convierten en adultas sin saber lo que es la vulva, las funciones del clítoris o cómo poder alcanzar el orgasmo con mayor facilidad.

Este tipo de desconocimiento sobre el propio cuerpo y la autosatisfacción puede ocasionar trastornos. Entre ellos podemos citar la anorgasmia femenina. De la mano, encontramos también los tabúes que rodean al placer femenino, ya que el goce parece que está reservado solo para los hombres. El cuerpo de la mujer se reduce a la penetración para la satisfacción del hombre y la reproducción.

La anorgasmia femenina no significa que la mujer no pueda disfrutar de la relación sexual. Asimismo, puede existir deseo sexual; la imposibilidad se refiere a la experimentación del placer intenso que caracteriza al orgasmo.

Causas de la anorgasmia femenina

La anorgasmia femenina puede aparecer en algunas etapas concretas de la vida de una mujer. Por ejemplo, tras el parto, debido a cambios físicos o por la nueva situación de la pareja. Sin embargo, en la mayoría de los casos se debe a causas psicológicas, como veremos a continuación.

Estrés y ansiedad

El exceso de trabajo, así como las preocupaciones por este y por el resto de nuestras obligaciones pueden causar anorgasmia femenina. De igual modo, la ansiedad y el miedo a perder el control de una situación o de nuestra vida, tienen también consecuencias negativas.

Es importante saber distanciarse del trabajo cuando finaliza nuestra jornada y dedicarse tiempo a una misma. Desconectar de todos nuestros quehaceres dará un respiro a nuestro cerebro y permitirá que nos relajemos.

Traumas sexuales

Si con anterioridad se han dado relaciones sexuales traumáticas, como una violación o una penetración demasiado brusca que ha causado daños, la mujer puede sentirse menos receptiva a experimentar placer.

Medicamentos

Cierto tipo de medicamentos pueden causar anorgasmia femenina o repercutir en la apetencia sexual. Cuando esta desciende, es también más difícil alcanzar el orgasmo. Algunos anticonceptivos son causa también de este trastorno.

Educación sexual pobre

La educación sexual que recibimos repercute de forma directa sobre la sexualidad de las mujeres. Haber crecido en un ambiente conservador en el que el placer o el deseo sexual de la mujer estaba mal visto, puede hacer que el propio acto ocasione culpabilidad en ella.

El deseo sexual en el hombre se considera algo natural y está aceptado socialmente. Por el contrario, que una mujer disfrute de su cuerpo, y especialmente si lo hace sin un hombre, se considera algo casi inaceptable. Cuando esto se suma al desconocimiento sobre el propio cuerpo y en las formas en las que podemos obtener placer intenso, se facilita la aparición de la anorgasmia femenina.

La masturbación femenina es algo necesario para la mujer. Saber qué le gusta y cómo le gusta le permitirá también guiar a sus parejas para obtener placer.

Problemas anatómicos

La ablación del clítoris, un crimen que todavía hoy se sigue practicando, puede generar incapacidad para alcanzar el clímax. También los problemas de útero o de pelvis pueden repercutir en la sexualidad causando anorgasmia femenina.

Otros problemas

El uso de ciertas sustancias, como el alcohol o las drogas, afecta al sistema nervioso central y autónomo. Puesto que estos son los responsables de la excitación sexual, su consumo puede derivar en disfunción eréctil y en anorgasmia.

La baja autoestima puede ser también una causa de la anorgasmia femenina. La presión estética sobre la mujer hace que esta no se sienta a gusto con su cuerpo y con su sexualidad. Durante una relación sexual estará más pendiente de su apariencia que de su propia satisfacción, por lo que se dificulta el orgasmo.

Tipos de anorgasmia femenina

Podemos distinguir dos tipos de anorgasmia femenina. Por un lado, encontramos la primaria, que se da cuando la mujer nunca ha experimentado un orgasmo. Por otro, encontramos la secundaria; en estos casos la mujer sí ha podido experimentar orgasmos con anterioridad.

La anorgasmia femenina más frecuente es la secundaria. Los casos más graves de anorgasmia primaria se dan cuando han existido abusos sexuales o abandono en la infancia, así como problemas psicológicos o una educación restrictiva y religiosa.

Soluciones para la anorgasmia femenina

La anorgasmia femenina suele resolverse en un 90% de los casos. Junto a la falta de deseo, es la disfunción sexual más común en las mujeres. Muchas mujeres pueden resolver el problema por sí mismas, pero otras requieren de terapia sexual. Se utilizan diferentes modelos teóricos, como la terapia cognitiva, psicoanalítica y sistémica.

No obstante, lo primordial es conocer al propio cuerpo, ya que este nos da indicaciones. Debemos aceptarlo tal y cómo es y aprender a satisfacerlo. La masturbación femenina nos permite obtener este conocimiento, que podemos trasladar a nuestras parejas.

En nuestra zona sex shop podrás encontrar una enorme variedad de juguetes que te ayudarán a descubrir tu cuerpo y el placer que puede darte. Puedes encontrar también información sobre diferentes posturas que facilitarán la estimulación clitoriana para favorecer el orgasmo.

Anorgasmia femenina: sexo a medias
Puntúa este articulo
Written By
More from farmaciasexual

La importancia de la próstata en el hombre

La sexualidad masculina queda reducidaal pene con más frecuencia de la que...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *