La Viagra femenina: ¿funciona?

Viagra femenina

La Viagra femenina ha estado envuelta en polémicas desde que salió a la venta en 2015. A continuación, analizamos los motivos.

La pídora rosa que levanta pasiones

Desde que se autorizó la venta de la Viagra para el tratamiento de la disfunción eréctil en los hombres, tuvieron que pasar 17 años para que las farmacéuticas creasen y lanzasen un producto similar para la libido femenina. Tras ensayos a la carrera para conseguir la patente, el laboratorio ganador fue Sprout Pharmaceuticals que lanzó su producto bajo el nombre comercial de Addyi. El componente de esta versión de la Viagra para mujeres es la flibanserina. Actúa modificando varias sustancias químicas del cerebro. Por una parte estimula la síntesis de dopamina y norepinefrina y hace que disminuya la producción de serotonina. Estas variaciones, combinadas entre sí, hacen que aumente el deseo sexual femenino.

A pesar de unos resultados tan prometedores, este medicamento no está exento de polémica. La FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) rechazó en dos ocasiones la formulación propuesta. Se han manifestando desagradables efectos secundarios, como bajadas de tensión y desmayos que se ven agravados con el consumo de alcohol o la ingesta de otros medicamentos.  Por suerte, existen alternativas naturales, mucho más respetuosas con el organismo e igual de efectivas que la Viagra femenina.

Por qué desciende la libido

La pérdida de deseo en la mujer se origina en la mayoría de las ocasiones por una sexualidad pobre y centrada en el coito, según los expertos. Además, el ritmo de vida actual hace que las personas estemos casi siempre cansadas. El estrés y la sobrecarga de trabajo, tanto fuera como dentro del hogar, hace que el estado de ánimo decaiga. Esto se traduce en una pérdida de interés por la intimidad y los juegos sexuales. Al final del día, la mujer llega a casa y lo único que desea es dormir en su cama.

Son muchos los factores que influyen en el deseo y la pasión, tanto físicos (salud, edad..), como psicológicos y emocionales (estrés, experiencias…). De todos modos siempre conviene consultar con un especialista para descartar causas orgánicas como determinados medicamentos o el proceso hormonal normal de la mujer. 

Presión cultural

Por otra parte, la mujer carga con el peso de una educación y una serie de prejuicios culturales, que la restringen duramente. La sociedad patriarcal exige que en el rol de mujer decente, esta no muestre demasiado deseo. Aún hoy día, en pleno siglo XXI, cualquier expresión abierta y explícita del deseo suele acarrear un fuerte desprestigio social. Esto hace que muchas mujeres no se planteen el sexo como una actividad lúdica y reconstituyente del ánimo, sino como una mera rutina con la que cumplen.

En nuestro país, un 40% de las mujeres mayores de 45 años sufren el Síndrome del Deseo Sexual Inhibido. Y hasta un 20% de las mejores de esta edad. Son cifras demasiado elevadas. ¿Por qué habiendo tantos casos de falta de deseo femenino, ha tardado tanto en elaborarse la Viagra femenina? Pues porque se asume, de forma colectiva, que la lujuria y la pasión es cosa de hombres. Ellos “siempre tienen ganas”. La mujer, simplemente se tumba y le complace. Ellas han estado siempre programadas para ignorar su propio deseo e incluso negarlo. De este modo, es muy difícil plantearse el problema y darle solución.

Dificultades en la relación de pareja

El 90% de los casos de falta de deseo femenino está causado por diferencias de la pareja en la forma de entender el sexo. Según datos de psicólogos expertos en sexualidad y parejas, la mayoría de las mujeres se quejan de las relaciones son rutinarias, anodinas, basadas en la penetración para alcanzar un orgasmo rápido. En muchos casos el sexo se comienza a utilizar como recompensa o castigo. Aquí surge un dilema: ¿funciona la Viagra femenina cuando lo que hay que cambiar son las circunstancias del encuentro sexual? Es posible que resulte efectiva las primeras veces, pero no se está atacando a la raíz del problema. Forzar al cuerpo a un estado artificial de excitación, no conseguirá mejorar las cosas ni siquiera a medio plazo.

Otra duda que se nos plantea es: ¿por qué una mujer desearía programar su deseo? Lo haría, tal vez para ajustarse a lo que se considera una libido normal (ojo, ni muy alta, que está mal visto, ni muy baja, que también está mal visto). O quizá porque quiere agradar a su pareja, y cumplir con sus deberes conyugales. Aunque ya no le inspire pasión, o le ofrezca un sexo aburrido e insatisfactorio. En realidad el deseo no se puede medir porque es voluble y variable, circunstancial y evolutivo. Y pasar por una etapa de tener menos ganas, no debería ser motivo para medicarse.

Alternativas a la Viagra femenina

Una de las formas infalibles de activar el deseo, es mantener una fluida comunicación sexual con tu pareja. Intercambiar información intima sobre preferencias, deseos e incluso fantasías, es básico para conseguir una satisfacción plena y mutua. Obviamente para llegar a este punto, la pareja habrá tenido que desarrollar un buen nivel de confianza. Sin embargo hay muchas parejas que, por creencias varias o una educación represiva, no se sienten cómodas hablando de sexo. Es muy recomendable en estos casos que ambos se dejen ayudar por un asesor o terapeuta que les ayude a romper el hielo. Puede ser difícil pero el esfuerzo merecerá la pena, ya que solamente cultivando una buena comunicación sexual, se puede lograr una buena vida sexual.

En cuestión de suplementos, siempre es preferible optar por productos naturales y fabricados a partir de plantas. Los vigorizantes y potenciadores sexuales femeninos de Farmacia Sexual actúan estimulando el flujo sanguíneo. Además ofrecen un plus de energía y no presentan los efectos secundarios de la Viagra femenina.

Como conclusión decir que la mejor forma de mantener la libido y la ilusión, es cuidar de la relación sexual con esmero y atención. Hay que hablar, preguntar, explorar en pareja y sobre todo, divertirse.  Nunca dar nada por sentado y evitar a toda costa que el sexo se convierta en algo automatizado.

La Viagra femenina: ¿funciona?
5 (100%) 4 votes
Written By
More from farmaciasexual

Literatura erótica: otra forma de excitarse

La literatura erótica es un género que se remonta a varios siglos...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *