Felación: pasos para realizarla

felación

La felación o sexo oral es algo que los hombres aman. El calor y la humedad de la boca producen sensaciones muy agradables. Sin embargo, para realizar una felación correctamente hay que tener en cuenta algunos aspectos.

Por qué realizar una felación

La felación es el equivalente al cunnilingus femenino. Esto es, el sexo oral practicado al hombre. Es sabido por todos y todas que ellos disfrutan mucho del sexo oral. En realidad, las mujeres también; pero requiere un poco más de técnica hacerlo como es debido. No obstante, siempre es posible aprender a hacer un cunnilingus.

En esta ocasión, nos vamos a centrar en la felación. Independientemente de que seamos hombres o mujeres es bueno aprender sobre el tema. Es tan importante saber cómo realizarla como dar las indicaciones pertinentes a quien busca satisfacernos oralmente.

No todas las parejas incluyen esta práctica con demasiada regularidad. A veces por prejuicios y otras porque no saben cómo dar o recibir sexo oral. Hay que decir que una felación o un cunnilingus aumentan el vínculo entre la pareja y la confianza entre ambos. Además, es mucho más sexi y sensual que la penetración.

Como solemos decir, cada persona es diferente, y siempre hay cosas que a algunos les gustan más y a otros menos. Por ejemplo, hay hombres que disfrutan con las caricias en los testículos, mientras que a otros les resulta indiferente. A pesar de estas diferencias, los pasos para realizar una felación correctamente son los mismos.

También, como sucede con la versión femenina, en la práctica está el gusto. Podemos leer mucha teoría al respecto, pero será cuando nos pongamos “bocas a la obra” cuando realmente aprenderemos a hacer las cosas bien. Los consejos son buenos como base; lo realmente excitante es llevarlos a la práctica.

Pasos para una felación inolvidable

Lo primero de todo antes de realizar una felación es que debemos encontrarnos cómodos y querer hacerla. Los sentimientos de asco o de rechazo pueden deberse a una mala experiencia o a prejuicios aprendidos. Puesto que no tenemos que llegar hasta la eyaculación si no lo deseamos, es posible hacer una toma de contacto e ir progresando poco a poco.

Si ya hemos tomado la decisión o disfrutamos con esta práctica y lo que deseamos es mejorar nuestras habilidades, los pasos que vamos a darte son lo que necesitas. A partir de aquí, corre a tu cargo la continuación de tu aprendizaje.

Toma la decisión de hacer una felación

Esto es, más o menos, lo que veníamos diciendo. La rutina es capaz de destruir hasta las llamas más potentes. No programes nada, simplemente déjate llevar y sorpréndele un día al desabrochar su pantalón para hacerle una felación.

La intimidad y la confianza son claves. Tanto si queremos fortalecer nuestra relación de pareja estable como para afianzar el vínculo con nuestro compañero o compañera de cama. Además, sentir que la otra persona tiene el control también resulta muy excitante.

En conclusión, no esperes a que te lo pida. Da el paso y muéstrale cómo disfrutas practicándole una felación.

Sube el ritmo progresivamente

Aunque la excitación de los hombres sube con mayor rapidez que la de las mujeres, tampoco conviene pasarse. Además, la sensación de espera contribuye a subir la temperatura. Al empezar la felación puedes colocar el pene en tu boca sin hacer grandes movimientos. No chupes, solo deja que sienta la humedad de tu boca y el contacto con tu lengua.

Puedes hacer esto durante unos segundos mientras mueves la lengua suavemente alrededor del pene. Es muy fácil notar cuando su excitación sube porque probablemente te agarre por la cabeza para que subas intensidad.

Realiza movimientos verticales y ayúdate de las manos

Cuando hacemos una felación, nuestra boca tiene que tener forma de letra O. Así, en esta posición, moveremos la boca de arriba a abajo al tiempo que hacemos una ligera succión. Con la ayuda de tu mano, harás presión sobre la base del pene, y acompañarás el movimiento de tu boca. Esto es, ambas irán arriba y abajo al mismo tiempo.

Puesto que tu boca se cansará antes que tu mano, mientras mantienes el movimiento con esta última, puedes jugar con la lengua. Según algunos estudios y la propia opinión de los hombres, las manos hacen la mitad del trabajo en una felación. No lo olvides.

Juega con tu lengua

La cantidad de movimientos que podemos realizar con la lengua en una felación es infinita. Puedes dar pequeños golpes sobre esta, hacer movimientos circulares, deslizarla a lo largo de todo el pene, moverla sobre el glande mientras succionas este con suavidad… Varía los movimientos y los ritmos y observa sus reacciones. También puedes pedirle que te dé indicaciones sobre lo que prefiere, aunque es muy probable que le guste que lleves las riendas y le vayas sorprendiendo a cada paso.

Mantén el contacto visual

Una felación tiene ya mucho morbo, pero si mantenemos el contacto visual mientras la realizamos, la experiencia será aún mejor. Suele dar vergüenza mirar a los ojos mientras se practica una felación, pero nos permite obtener mucha información.

Si por algún motivo ves que no serás capaz, también puedes escuchar su respiración, sus gemidos y cómo mueve su cuerpo o tu cabeza. Como nota para ellos, conviene recordar que dependiendo del tamaño del pene o de la boca de quien realiza la felación, si realizamos un movimiento brusco, bien con el pene o al sujetar la cabeza de la otra persona, podemos hacerles daño.

Incluye los testículos y el perineo

Aunque el pene es el punto central en la felación, el resto de su cuerpo también es importante. Las caricias en los testículos también son extremadamente agradables, por lo que debes incluir esa zona. Puedes hacerlo incluso con tu boca, introduciéndolos en ella y lamiendo el escroto.

El perineo, es decir la zona entre los testículos y el ano, también está llena de terminaciones nerviosas. No obstante, aquí conviene preguntar o probar despacito, ya que a muchos hombres les saltan las alarmas cuando nos movemos cerca de los cuartos traseros. A pesar de que en el recto se encuentra su punto P, a muchos les asusta hablar de ese tema.

Prueba el efecto garganta profunda

Esta técnica es útil también cuando el pene no nos cabe entero en la boca. Introduce el pene hasta donde puedas y cubre lo que quede fuera con tus manos para mantener esa zona igualmente estimulada. Cuando el glande toque tu garganta, experimentará la sensación de tocar fondo. Se trata de un momento muy placentero durante la felación.

Varía ritmo, movimiento e intensidad

Por último, recuerda huir de la monotonía durante la felación. Sería como realizar el mismo paso de baile durante toda una canción. Aburrido, ¿verdad? Acelera el ritmo cuando veas que su cuerpo te lo pide, baja la intensidad a intervalos para que aumente la excitación, y alterna los movimientos de tu lengua y de tu boca.

Experimentar no solo hará que disfrute más de la felación, también será más divertida para ti y encontrarás movimientos que te salgan mejor y te gusten más. Recuerda que también puedes utilizar lubricantes y otros juguetes eróticos para complementar la experiencia.

Felación: pasos para realizarla
Puntúa este articulo
Written By
More from farmaciasexual

Ventajas de los preservativos en las relaciones

Existen diferentes métodos anticonceptivos, que como su nombre indica, impiden la concepción...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *