Mejora tu vida sexual: Ejercicios de Kegel para hombres y mujeres

ejercicios de kegel
ejercicios de kegel

Es muy probable que hayas oído hablar de los ejercicios de Kegel para fortalecer el suelo pélvico. Pero, ¿qué son exactamente? ¿Cómo se realizan y para qué sirven? La información que nos suele llegar de los Kegel es que se recomienda a mujeres que han dado a luz y presentan cierta distensión vaginal. Sin embargo estos ejercicios son útiles tanto para hombres como para mujeres y ofrecen múltiples beneficios para la salud. Pero comencemos por el principio.

¿Qué son los ejercicios de Kegel?

Son un tipo de movimientos de contracción muscular, ideados por el ginecólogo Arnold Kegen en los años 40 con el propósito de solucionar y prevenir la incontinencia urinaria que algunas mujeres sufrían después del parto. Con el tiempo, se descubrió que los beneficios de estos ejercicios abarcaban mucho más el tratamiento de la incontinencia. Al trabajar la musculatura del suelo pélvico, esta se fortalece, lo que implica una mejora del sostén de los órganos internos y también de la función sexual.

Para explicar el funcionamiento de la musculatura del suelo pélvico se suele recurrir a la metáfora de la cesta. Así que imaginemos que la parte central de nuestro cuerpo es una cesta, cuya tapa sería el diafragma. Los laterales y parte dentera de la cesta, se corresponde al trasverso del abdomen y la parte más baja de la musculatura lumbar. Y finalmente, la baste de la cesta sería la musculatura del suelo pélvico. Esta imagen nos sirve para entender cómo los músculos se sostienen unos a otros y trabajan conjuntamente para estabilizar la postura del cuerpo.

Los beneficios de los ejercicios de Kegel

Con el transcurso de los años y la falta de ejercicio sobre esta zona tan concreta, la musculatura del suelo pélvico comienza a perder tono. En el caso de las mujeres que han dado a luz, se hace más patente, debido a la enorme dilatación que sufre la vagina en el proceso del parto. Pero aunque los hombres no han de pasar por este trance, los ejercicios Kegel también son buenos para ellos, ya que ayuda a combatir problemas de disfunción sexual. Por lo tanto, podemos asegurar que los ejercicios de Kegel son muy recomendables y beneficiosos para hombres y mujeres de cualquier edad, pues son muy eficaces para potenciar y fortalecer la musculatura pélvica.

En ambos sexos se obtiene una notable mejora del control de la incontinencia, tanto urinaria y fecal, por lo que suelen prescribirse a mujeres en proceso de recuperación postrado y a hombres que han pasado por una cirugía de próstata.

Pero los Kegel aportan muchos más beneficios, incluso a nivel sexual.

  • En las mujeres: Ayuda a prevenir el prolapso o a minimizar los síntomas. Facilita el proceso del parto. Contribuye a superar problemas de vaginismo. Mejora la presión durante la penetración, aumentando la sensibilidad y el placer en las relaciones sexuales.
  • En los hombres: Mantiene la próstata en un buen estado de salud. Ayuda a tener erecciones más fuertes y a controlar el orgasmo, por lo que es un buen ejercicio para los varones que sufren de eyaculación precoz.

¿Cómo se hacen los ejercicios de Kegel?

Tienen la ventaja de que, al trabajar la musculatura interna, no requieren ningún tipo de movimiento visible, por lo que se pueden realizar en cualquier sitio y en cualquier momento. Para los principiantes, se aconseja comenzar tumbados para no sumar la fuerza de la gravedad a su esfuerzo, al menos durante las primeras sesiones.

Lo primero de todo es localizar los músculos del suelo pélvico. Para identificarlos mejor, por una vez, cuando vayas a orinar, trata de interrumpir o retener la orina, siendo consciente de qué parte exacta de la zona se tensa. Una vez encontrados, podemos comenzar con los ejercicios.

Kegel para mujeres

  • Se recomienda hacerlos con la vejiga vacía y al menos tres veces al día.
  • Contrae y relaja los músculos durante unos 5 segundos en repeticiones de 10.
  • Con la práctica, puedes ir aumentando de manera progresiva el tiempo de contracción de los músculos y mantenerlos así hasta 10 segundos.
  • Otra alternativa es hacer contracciones del suelo pélvico lo más rápido posible, comenzando por 10 repeticiones y aumentando día a día hasta las 30.
  • Puedes probar a hacer los Kegel en tres posiciones distintas: en cuclillas, de pie y tumbada boca arriba.
  • Las más avanzadas pueden hacer uso de unas bolas chinas. Su uso es muy sencillo: sólo hay que lubricarlas e introducirlas en la vagina. Como tienen cierto peso, la bolas tenderán a caer, por que la vagina se contraerá de forma inconsciente para mantenerlas dentro.

Kegel para hombres

  • Una vez localizada la musculatura del suelo pélvico, haz una contracción y mantenla todo lo que puedas. Si no aguantas, no te preocupes, la mayoría de los varones no logran mantener un Kegel durante más de 2 segundos.
  • Contrae y relaja en repeticiones de 10, aumentando progresivamente el tiempo de contracción.
  • Cuando la musculatura de la zona comience a estar más fuerte, podrás sentir que durante la realización de los Kegel, los testículos se levantan ligeramente. Eso significa que estás realizando los ejercicios de forma correcta.
  • En las primeras semanas intenta hacer unas 50 contracciones Kegel en días alternos, y de forma gradual incorpora los ejercicios a tu rutina, haciendo sesiones de 4 o 10 minutos unos 4 días por semana.

Consejos

  • Respira con normalidad y no contengas la respiración en el momento que contraes los músculos.
  • Relaja el resto de músculos, sobre todo los glúteos y los aductores que son los que solemos contraer en vez de el suelo pélvico.

Multiorgasmo masculino

Los ejercicios Kegel pueden ayudar a un hombre a lograr el sueño más codiciado por cualquier ser humano: el multiorgasmo. Y es fortalecer el suelo pélvico, te dará la capacidad para frenar la eyaculación. Pero para llegar a esto, tienes que ser capaz de mantener la musculatura contraída durante al menos 10 segundos. Una vez que lo consigas, aplícalo durante tu relación sexual, justo antes de alcanzar ese punto de no retorno y aguanta hasta que la necesidad de eyacular haya desaparecido. Esto permite que el hombre sienta el placer del orgasmo sin tener que pasar por el periodo refractario. Es un proceso difícil ya que la presión de la eyaculación es muy fuerte, pero merece la pena intentarlo.

Mejora tu vida sexual: Ejercicios de Kegel para hombres y mujeres
Puntúa este articulo
Written By
More from farmaciasexual

Los errores en el sexo más comunes

¿Cometes errores en el sexo? Tranquilo, es normal y nunca es tarde...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *