8 curiosidades del sexo y el amor explicadas por la ciencia

curiosidades del sexo y el amor
curiosidades del sexo y el amor

A medida se trabaja más en el campo de la neurociencia y contamos cada vez con más información acerca del modo en que funciona nuestro cerebro, nos hallamos más cerca de resolver y desentrañar los misterios del sexo y el amor. ¿Cómo funcionamos? A continuación te mostramos algunos de los mitos más frecuentes, explicados por la ciencia.

1.Los hombres buscan sexo y las mujeres amor

Es una leyenda antigua como el mundo, probablemente perpetuada para aumentar la brecha que separa hombres y mujeres. Se nos hace creer que queremos y necesitamos cosas diferentes, olvidando que somos igualmente humanos y además, animales.  El cerebro se activa de la misma forma en ambos sexos, otra cosa es que la mujer tienda a hacer la selección de su pareja basándose en criterios distintos a los del hombre. Las mujeres de hecho también disfrutan del sexo esporádico y lo buscan por los mismos motivos que los hombres.

2.El amor no es una emoción

Normalmente se cataloga al amor en el grupo de las emociones, al igual que el enfado, la alegría o la sorpresa, pero todo aquel que ha estado enamorado se habrá dado cuenta de que no es un sentimiento pasajero y fugaz como los demás.  Los expertos en neurociencia aseguran que el amor no es otra cosa que un cóctel de sustancias en nuestro cerebro.  Las dos que más intervienen en este proceso son la vasopresina y la oxitocina, que a su vez internacional con la dopamina, otra sustancia también muy importante. El cerebro segrega oxitocina también durante el orgasmo, en el momento del parto y durante la lactancia materna, favoreciendo la creación de vínculos afectivos. La vasopresina y oxitocina actúan sobre los centros del placer en los cuales la química dominante es la dopamina. Drogas como la cocaína también estimulan la liberación de dopamina, lo que genera una sensación de euforia y bienestar.

3.El amor y el odio son lo mismo

Siempre hemos tenido la convicción de que el amor y el odio son sentimientos diferentes y opuestos. Sin embargo se han llevado a cabo una serie de experimentos comparando imágenes neuronales de personas que experimentaban estas emociones. Se comprobó que cuando un participante sentía amor por algo o alguien se iluminaban algunas áreas del cerebro que coincidían con las que se iluminaban al sentir odio. Y es que no cabe duda de que ambas pasiones pueden dar lugar a actos irracionales e incluso agresivos.

4.El porno es cosa de hombres

Es indudable que el cerebro reacciona ante el porno, es una cuestión biológica, no de géneros. Las imágenes sexualmente explícitas desencadenan descargas de dopamina, el neurotransmisor responsable de las sensaciones de placer y recompensa. A su vez, estas descargas, estimulan la producción de una molécula conocida como Delta-FosB, que tiende a acumularse en nuestro cerebro y tarda varios meses en disiparse. Esta molécula está relacionada con la tendencia a la adicción a ciertos estímulos o sustancias.  La idea de que la pornografía es para hombres, proviene del tabú de considerar a la mujer como un objeto de deseo sin demasiados impulsos eróticos. La pura realidad es que la mujer es un sujeto sexuado y que desea las mismas necesidades que el varón. También es cierto que la industria pornográfica está gestionada por hombres que crean material estereotipado y machista para otros hombres, por lo que la mujer no puede sentirse identificada ni ver reflejados sus deseos más íntimos en ese tipo de vídeos.

5.La infidelidad masculina es biológica

Si el género masculino estuviese programado genéticamente para engañar y ser infiel, sus parejas lo aceptarían con naturalidad sin sentirse dolidas. Esto es porque, como seres sociales, asumimos normas y compromisos que prevalecen a nuestros impulsos individuales. Los genes no guían nuestro comportamiento sexual, ni tampoco en cualquier otro ámbito. Durante la evolución de los primates, el ser humano ha desarrollado la corteza prefrontal. Los lóbulos de esta región del cerebro son los encargados de tomar decisiones juiciosas y con un sentido moral, reprimiendo las tendencias más primitivas, para permitir la adaptación al entorno social.

6.La seducción de la voz

La voz es una potente arma de seducción y las preferencias están ligadas a lo que entendemos por masculino y femenino. Es decir, un tono de voz grave está asociado a lo viril, mientras que uno más suave y agudo, refleja feminidad. Pero además, la ciencia ha descubierto fórmula de la voz perfecta y con mayor poder de atracción. Según los datos, para que la dicción sea realmente seductora, hay que pronunciar como máximo 164 palabras por minuto con pausas de 0,48 segundos. Esta sería la cadencia ideal. Las frases han de estar adecuadamente entonadas de forma decreciente. La frecuencia de sonido más sensual en una voz, oscila entre los 34,5 y los 12,2 hertzios.

7.A los hombres también les duele la cabeza

El tópico del dolor de cabeza como excusa para no tener sexo está muy arraigado en los chistes más chabacanos de nuestra sociedad. En primer lugar, ninguna mujer debería sentirse obligada a encontrar una excusa cuando no le apetece mantener relaciones sexuales. No querer, es un motivo con suficiente peso de por si. En segundo lugar, la imagen de la mujer de escasa libido, tiene su origen en la cultura represiva del erotismo femenino y en la ignorancia sexual de ambos miembros de la pareja, donde el disfrute de la mujer es inexistente.

Por otra parte, se utilice como excusa o no, la ciencia ha demostrado que existe una afección conocida como cefalea del coito, que afecta mayoritariamente a los varones. Puede ser síntoma de problemas circulatorios que den lugar a hemorragias cerebrales por le conviene consultar a un médico. Si el dolor aparece antes del orgasmo, la cefalea suele ser benigna, pero si se inicia bruscamente durante el mismo o justo después, es mejor no dejarlo pasar.

8.La dieta del cucurucho

Si pretendes perder peso a través del ejercicio sexual debe saber que la famosa dieta del cucurucho, no sirve. Eso sí, por intentarlo que no quede, al menos tu humor mejorará y tendrás buena cara durante unas horas. Según un estudio reciente, se ha confirmado que esta idea no pasa de ser una leyenda urbana. Tras medir el gasto energético durante una sesión de sexo se estableció que en un encuentro sexual de una duración media de seis minutos, se queman nada más que 21 calorías.

La ciencia nos explica muchas cosas de nosotros mismos, revelándonos el por qué de nuestras preferencias, necesidades o reacciones. Es importante conocer como funcionamos para deshacernos de falsas creencias y mitos que nos limitan como personas. Y sobre todo para comprender que somos normales y que a todos nos ocurren las mismas cosas. Somos una máquina complejísima pero, a la vez, muy sencilla.

8 curiosidades del sexo y el amor explicadas por la ciencia
Puntúa este articulo
Written By
More from farmaciasexual

CARA A CARA

Cara a cara Ella se tumba de espaldas a la cama con...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *