Intercambio de parejas: en qué consiste

Intercambio de parejas
Intercambio de parejas

Las relaciones de pareja en nuestra sociedad actual son cada vez más pasajeras. La rutina y la monotonía se apoderan de nosotros, y afectan no solo a los hábitos del día a día, sino también al plano sexual. Sin embargo, hay quienes han logrado fortalecer su relación gracias al swinging o intercambio de parejas.

Qué es el intercambio de parejas

El intercambio de parejas o swinging no consiste en una única práctica, sino que engloba una serie de actividades sexuales. Estas son realizadas bien en locales privados o en casas particulares, con parejas que pueden ser heterosexuales, homosexuales o también bisexuales.

El término más aceptado en nuestro idioma para lo que significa el swinging es el de parejas liberales. Y fue de esta manera como comenzaron a darse a conocer en los años setenta en Europa. En España su trayectoria es más corta, pues nació en los años ochenta como un movimiento de artistas e intelectuales.

Hoy en día, desde que algo empieza a fallar, avanzamos a gran velocidad hacia la ruptura. Además, con tantos estímulos a nuestro alrededor, descuidamos los detalles y la comunicación, así como la complicidad en la pareja comienzan a perderse.

Por otra parte, con el paso de los años, las relaciones consolidadas pueden en numerosas ocasiones perder la chispa. Es así como se inician en el intercambio de parejas.

En otros países, como Francia, esta práctica está ya más consolidada, por lo que ha terminado por convertirse en algo habitual. Sin embargo, en nuestro país aún mantiene su carácter naíf, y las parejas lo practican buscando la experimentación y el descubrimiento de nuevas sensaciones que les estimulen.

Por otra parte, cabría preguntarse si los intercambios de pareja no responden también a un nuevo intento de la sociedad de renovarse y no quedarse obsoleta, ya que vivimos en un entorno en el que hasta las personas han pasado a convertirse en objetos de consumo.

En qué consiste el intercambio de parejas

Un intercambio de parejas incluye varias actividades, y no equivale únicamente a cambiar a nuestra pareja por la de otra persona para un encuentro sexual. Así, puede incluirse también lo siguiente:

  • Mantener relaciones sexuales con nuestra pareja mientras se es observado
  • Observar a otras personas mantener relaciones sexuales
  • Besar o practicar sexo oral a terceras y cuartas personas
  • Realizar la penetración con otra persona que no sea nuestra pareja

Cuando se besa, se acaricia o se realiza el sexo oral a otra persona que no sea nuestra pareja, se habla de Soft Swing. Esto vendría a ser algo así como un intercambio suave, puesto que no hay coito.

Por el contrario, hablaríamos de Full Swap cuando hay una penetración a alguien que no es nuestro o nuestra acompañante. Esta práctica es lo que se consideraría un intercambio de parejas total o Full Swap.

Este tipo de prácticas o actividades tienen lugar con mayor frecuencia en parejas que están bien consolidadas, es decir, matrimonios u otras variantes de compromiso estable. No siempre tiene por qué involucrarse a otra pareja, sino que también puede participar como acompañante únicamente un hombre soltero. Los casos de mujeres solteras que participen son menos habituales.

No esta claro si este fenómeno se debe a una nueva revolución sexual o si simplemente responde a las necesidades actuales de la sociedad. Puesto que todo pasa de moda a gran velocidad y nos aburrimos tanto de los productos como de las relaciones, quizás el intercambio de parejas es una muestra más de que necesitamos nuevos estímulos con frecuencia.

Asimismo, si se tiene en cuenta que prácticas como la monogamia son algo cultural y no una característica particular de nuestra especie, el intercambio de parejas podría considerarse también como una vuelta a nuestros orígenes y a nuestra verdadera naturaleza, en la que no existe una exclusividad hacia ninguna persona en concreto.

Cuándo practicar el intercambio de parejas

El intercambio de parejas, aunque lo habitual es que lo realicen, como hemos dicho, parejas estables, también pueden practicarlo parejas nuevas que sean más liberales sexualmente. Ya que las normas o las condiciones de una relación las establecen sus miembros, no hay nada de malo en estar abiertos a aquello que se sale de lo común.

Lo más importante es que ambas partes de una pareja estén de acuerdo y que tengan la seguridad de que quieren hacerlo. La confianza entre ambos es por tanto fundamental pues, de lo contrario, podrían haber malentendidos que fácilmente desembocarían en la ruptura de la pareja.

Es conveniente hablar del tema antes de iniciarse y que ambas personas estén seguras completamente. Aceptar participar en un intercambio para contentar a nuestra pareja o porque confiamos plenamente en que eso nos salve, no es el camino adecuado.

Para realizar el intercambio de parejas podemos acudir a los clubes que existen para tal fin. Un temor frecuente es el de encontrarse con alguien conocido. Por este motivo, también se puede preparar la cita en nuestra casa o en algún otro lugar.

Previamente a esta práctica, si lo que deseamos es que vuelva a saltar la chispa en nuestra relación, podemos introducir juguetes eróticos o crear escenarios diferentes. Por ejemplo, el bondage es otra práctica sexual que combina la seducción con la dominación. En nuestra zona sex shop puedes encontrar disponibles algunos productos que te servirán de inspiración.

Además de estos, existe un sinfín de opciones para las mentes más imaginativas. Podemos comenzar también por conocer nuestros cuerpos en profundidad y atrevernos a descubrir sensaciones nuevas.

Estimuladores del punto P para ellos o del punto G para ellas, accesorios varios para el pene o incluso las pequeñas balas vibradoras, son ejemplos de juguetes eróticos que pueden animar nuestras relaciones sexuales en pareja y sacarnos de la rutina.

Si, finalmente, optamos por el intercambio de parejas, debemos consultar previamente los códigos y las normas que puedan existir, así como el vestuario recomendado. No obstante, en España el look es bastante informal y podemos acudir con la ropa que utilizamos normalmente.

Por último, recuerda también que el sexo debe ser seguro y que cada persona puede poner sus propios límites. Acude con la mente abierta y deja que fluya, quizás en una primera ocasión prefieras observar y más adelante llegar al Full Swap. En cualquier caso, la comunicación con nuestra pareja es lo primordial.

Tags from the story
Written By
More from farmaciasexual

Trastornos de disfunción sexual en hombres y mujeres

Se puede considerar que existe un trastorno de disfunción sexual, tanto en...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *