Parafilias: cuando el sexo se sale de la norma

parafilias
parafilias

Los humanos somos seres sexuados por naturaleza. Esto significa que la sexualidad es un comportamiento y una necesidad intrínseca de nuestra especie. Pero, ¿qué es exactamente la sexualidad? ¿Es lo mismo que sexo?

Sexualidad y sexo: diferentes conceptos

El sexo está ligado con nuestros impulsos reproductivos. El término hace referencia a la utilización de nuestra genitalidad para la perpetuación de la especie a través de la combinación de la información genética de una hembra y un macho. Es algo innato y universal. Es decir, salvo algunas excepciones, todas las especies se reproducen de esta forma, y nacemos con esta cualidad para la supervivencia de las especies.

La sexualidad, sin embargo, no se identifica exclusivamente con los genitales y es un concepto mucho más amplio y complejo. Cada ser humano la vive de un modo distinto otorgándole una función propia y expresándola a su manera. Directamente ligada a la sexualidad está el erotismo. El erotismo es la manera individual de expresar y sentir la sexualidad. Abarca todos los sentidos así como la imaginación, haciendo una conexión interna con imágenes o recuerdos que despiertan la excitación sexual. Y, dentro de lo que es la erótica, existen las peculiaridades sexuales, que son las características particulares de cada persona sexuada. La forma de vivir la sexualidad y el erotismo es tan diversa como personas manteniendo relaciones sexuales existen.

Perversiones y parafilias

Hoy en día, un poco más libres de normativas morales represivas, se entiende esta diversidad de forma positiva, como un rasgo de la personalidad que, compartido, puede enriquecer las relaciones. Pero no hace tanto, cualquier desviación de la función reproductiva de la sexualidad era considerada como una perversión sexual y se catalogaban así prácticas actualmente tan normalizadas y aceptadas como el sexo oral y anal, la homosexualidad o la masturbación. Más tarde se acuñó el término parafilia, un concepto que también tiene tintes negativos. Se podría definir como parafilia una conducta sexual fuera de lo común y que no es comprendida por la mayoría de las personas. El erotismo solo es perverso y moralmente inaceptable cuando compromete la voluntad, la dignidad o la integridad física de la otra persona.

¿Qué tipos de parafilias existen?

A continuación enumeramos las más conocidas.

1.Exhibicionismo. Quien lo practica se siente excitado al mostrar sus genitales en público o a extraños. Lo que desata la excitación es la confusión y la sorpresa que suele provocar en la otra persona. A menudo al exhibicionista le gusta masturbarse mientras es observado y normalmente no buscan contacto físico.

2.Voyeurismo. Es el acto de observar sin ser visto y sin consentimiento, la actividad sexual de otra persona. El voyeurista no suele buscar contacto sexual sino que alcanza el orgasmo a través de la masturbación.

3.Fetichismo. Se trata de una especie de sustitución que se da entre una persona y un objeto inanimado que, de alguna forma, le representa. El placer proviene para el fetichista del objeto por sus características sensoriales y no de la persona.

4.Parcialismo. La excitación se produce por una parte específica  del cuerpo de otra persona. Pueden ser los pies, como en caso de la podofilia, la maschalagnia o interés erótico por las axila. Los tricofílicos se sienten excitados por el aspecto y el tacto del cabello, la nasofilia se centra en las narices y la pygofilia en las nalgas.

5.Frotismo o froteurismo. En este caso la excitación sexual se logra al tocar a otra persona sin su consentimiento, normalmente aprovechando las aglomeraciones. El tocamiento puede ser con los genitales o las manos y, obviamente, se considera una agresión sexual.

6.Asfixiofilia. El placer sexual se halla en la asfixia, provocándola, siendo asfixiado por la pareja o más comúnmente,  autoproduciéndosela durante la masturbación. Es una práctica arriesgada, pues hay que saber en qué momento justo detener el juego. No es infrecuente que ocurra un desenlace fatal, incluso algunos de los aficionados a esta práctica han sido personajes célebres que han pasado a la historia por no haber sabido parar a tiempo.

7.La urofilia o urolagnia. Es la excitación sexual a través del fluido de la orina, ya sea orinando sobre otra persona, bañándose en ella o bebiéndola. La coprofilia hace referencia a los excrementos y la emetofilia busca la exposición a los vómitos. Éstas son prácticas relacionadas con el sadomasoquismo que encierran un fuerte componente de humillación.

8.La mecafilia se caracteriza por una fuerte atracción sexual e, incluso, amor romántico por automóviles u otro tipo de máquinas. Estas personas llegan a mantener relaciones sexuales con su coche, moto, bicicleta, etc., les ponen un nombre y mantienen una relación sentimental con ellos.

9.La acrotomofilia es una de las peculiaridades más extrañas.  Consiste en el deseo sexual por las partes amputadas del cuerpo de un individuo. Sea cual sea la parte del cuerpo amputada, la acromotofilia hace que estas personas sientan un gran placer erótico tocando y contemplando la zona del muñón. Algunos incluso han llegado a realizarse una autoamputación.

10.Travestismo. La excitación se despierta al vestir la ropa del otro sexo. Puede ser solo la ropa interior con el plus de secretismo que ello aporta a la situación, o puede ser el sujeto decida vestirse por completo y transformarse en el otro sexo de la forma más realista posible.

11.Sadomasoquismo. El masoquista busca ser humillado, atado o azotado por una persona dominante. El sádico se excita provocando dolor y abuso. El BDSM es una opción menos agresiva donde el eje central no es el dolor, sino que simplemente se busca la experiencia de someterse y dominar.

12.Triolismo. Se busca la práctica de actos sexuales en grupo, o contemplar a la pareja manteniendo relaciones con otra persona. Está bastante relacionado con el exhibicionismo y el voyeurismo.

Quizá te identifiques con alguna de estas parafilias. O tal vez encuentres cierto estimulo sexual en situaciones o fantasías poco comunes. Por raro que sea, ten por seguro que habrá más personas que comparten tu inclinación. Lo importante es disfrutar de la sexualidad y el erotismo de manera respetuosa y sin poner en peligro nuestra salud.

Parafilias: cuando el sexo se sale de la norma
Puntúa este articulo
Written By
More from farmaciasexual

El síndrome del vestuario, ¿lo padeces?

El síndrome del vestuario es muy común y afecta a un gran...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *