Dudas, mentiras y verdades sobre la transexualidad

transexualidad
transexualidad

En los últimos tiempos la cuestión de la transexualidad se ha convertido en un tema muy candente y centro de numerosos debates llenos de polémica. A pesar de esto, la mayoría de los datos que circulan suelen estar llenos de prejuicios y medias verdades que dificultan la comprensión de lo que es realmente este fenómeno.

¿Qué es pues, exactamente, la transexualidad? Podríamos distinguir dos tipos, la disforia de género y la intersexualidad.

La disforia hace referencia a la incongruencia que sufre la persona que la padece, entre su sexo biológico y su identidad de género. Estas personas sienten su cuerpo como algo que no les pertenece. Por el momento, la causa de desconoce y se baraja la hipótesis de que se deba a una combinación genética, hormonal y ambiental.

En muchos casos, el trastorno disfórico es algo transitorio que se presenta durante la infancia o adolescencia y remite en la etapa adulta. Es por ello que muchos profesionales recomiendan no aplicar una hormonación en personas en edad púber. Según el Colegio Americano de Pediatras, el 98% de los varones y el 86% de las mujeres que se han sentido insatisfechos con su género en algún momento de sus vidas, han aceptado su sexo biológico al llegar a la edad adulta.

La intersexualidad define a una variedad de situaciones físicas en las que un individuo nace con una anatomía sexual que no encaja con la definición típica de masculino o femenino. Es decir, existe una ambigüedad en los órganos reproductivos. Por ejemplo, se puede dar que una persona nazca con una apariencia genital típica de una mujer e, interiormente, tener testículos.

¿Qué provoca la transexualidad?

Como hemos apuntado, aunque existen varias teorías al respecto, todavía no se sabe con total seguridad. Recientes investigaciones en el campo de la neurología han confirmado que la mujer y el hombre tienen distinta estructura cerebral. Los estudios indican que es posible que el cerebro de una persona transexual esté estructurado según el que sería su sexo psicológico. Esta teoría sugiere por lo tanto, que tanto la disforia de género como la intersexualidad, tendrían un  origen físico que se inicia en el útero materno. Actualmente se recoge en los manuales médicos como trastorno, a pesar de que no está catalogado como un trastorno mental,  sí lo son las consecuencias psicológicas derivadas de ello.

Los transexuales son hombres que se visten de mujer

Aunque un hombre transexual no se identifique con sus órganos genitales, ello no significa que se sienta disconforme con su vestimenta ni que desee exteriorizarlo. La masculinidad y la feminidad son conceptos inculcados que parecen asociarse a vestir pantalón o falda. Pero hay personas que, independientemente de su género, no se identifican con esos roles que impone la sociedad. Por lo tanto, una mujer transexual no tiene por qué buscar esa imagen clásica de mujer.

De cualquier modo, un hombre que vista ropa de mujer no tiene porqué tratarse de una persona transexual, ya que existe la tendencia del travestismo, que puede adoptar cualquier persona.

Los transexuales son personas que deciden cambiar de sexo

La transexualidad no es algo que se escoja, sino que es un conflicto que nace con ellos. Nadie decide someterse a una reasignación de sexo por antojo o por experimentar qué se siente siendo hombre o mujer. Además, es un proceso extremadamente duro y doloroso para todos aquellos que deciden pasar por un quirófano. La identidad sexual es algo inherente a todos los humanos y no podemos elegirla ni cambiarla por capricho o curiosidad, al igual que ocurre con la orientación sexual.

La transexualidad es una moda pervertida

Las personas transexuales están mentalmente sanas, aunque puedan presentar ciertos trastornos psicológicos derivados de baja autoestima o el rechazo social entre otros problemas relacionados con este fenómeno. Y, desde luego, tampoco es una moda, ya que la transexualidad siempre ha existido, tal y como se puede comprobar en testimonios bibliográficos. Hoy día, los avances científicos, tecnológicos y sociales han hecho que estas personas tengan mucha más visibilidad que en otras épocas históricas.

La transexualidad y la prostitución están relacionados

Generalizar suele dar lugar a errores. Es cierto que muchas mujeres transexuales se han visto obligadas a ejercer la prostitución como única alternativa de vida. Muchas sufren un fuerte rechazo social que les dificulta, incluso, encontrar un empleo a pesar de sus aptitudes y cualidades laborales. Desgraciadamente, el rechazo familiar también es bastante frecuente, por lo que podemos encontrar personas que, además de encontrar todas las puertas cerradas a nivel profesional, no cuentan con ningún tipo de apoyo de su familia. Por eso es tan importante que la sociedad conozca, comprenda y acepte a este porcentaje de la población como seres humanos con unas peculiaridades físicas, pero con las mismas necesidades, físicas, psicológicas y emocionales que cualquier ciudadano.

¿Cómo se soluciona?

En las personas transexuales hombre a mujer (TMF) la cirugía genital ofrece unos resultados muy buenos. El desarrollo esquelético no se puede revertir una vez alcanzada la pubertad. En ocasiones no hay una respuesta óptima en la eliminación del vello o en el desarrollo mamario, aunque existen opciones alternativas que pueden solucionar el problema.

En los transexuales mujer a hombre (FTM), por el contrario, resulta más fácil lograr los caracteres masculinos a través de un tratamiento hormonal. Sin embargo, la genitoplastia por el momento no es completamente satisfactoria y debe ser complementada con prótesis de pene.

Las personas que juzgan negativamente a los transexuales, homosexuales o cualquier individuo del colectivo LGTBQ lo suelen hacer, básicamente, por ignorancia y miedo a lo que no conocen. Por eso, concluiremos compartiendo un breve glosario informativo para la tolerancia.

  • Hace referencia a las diferencias estrictamente biológicas entre la mujer y el varón.
  • Género. Es la identidad construida socialmente de lo que se considera ser hombre o ser mujer.
  • Rol de género. Es el género que un individuo expresa a través de su aspecto físico o su conducta. Está ligado a lo que la sociedad considere que es femenino o masculino.
  • Identidad de género. Es la experiencia íntima, personal y subjetiva del género de cada individuo. En una persona cisgénero coincide su sexo, su género y su identidad de género. En una transgénero, no se da esa conformidad. Existen situaciones intermedias como genderqueer o travestismo, en donde hay un rechazo por el rol de genero asignado.
  • Orientación sexual. Es la atracción afectiva y sexual por otras personas. Es independiente de la identidad de género y del sexo biológico.

 

Dudas, mentiras y verdades sobre la transexualidad
Puntúa este articulo
Tags from the story
Written By
More from farmaciasexual

Escenas de sexo en el cine: Mejores escenas

El séptimo arte se ha convertido en una experiencia más en nuestras...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *