Enfermedades de transmisión sexual: Parte I

Enfermedades de transmisión sexual
Enfermedades de transmisión sexual

El sexo es mucho más placentero cuando se practica con un contacto directo con la piel. Sin embargo, a estas alturas todos deberíamos conocer los riesgos que eso implica. Salvo que conozcas a la perfección la salud de tu pareja sexual, debes tomar precauciones para evitar las enfermedades de transmisión sexual.

Qué son las enfermedades de transmisión sexual

Las ETS o enfermedades de transmisión sexual son las infecciones que se transmiten de una persona a otra por medio del contacto vaginal, anal u oral. Esto significa que no solo podemos contagiarnos durante el coito en sí, sino también durante los preliminares.

El problema principal con este tipo de enfermedades es que podemos padecerlas sin mostrar ningún síntoma. En muchas ocasiones, cuando las descubrimos al cabo del tiempo, los daños pueden ser irreversibles.

La parte buena es que son fáciles de tratar si las descubrimos con rapidez. Además, basta una sencilla analítica de sangre y una muestra de fluidos para identificarlas. No obstante, estas pruebas no son parte de los análisis rutinarios, por lo que debemos solicitarlas específicamente.

Aunque su tratamiento resulta sencillo en la mayoría de los casos, sigue tratándose de una enfermedad. Esto quiere decir que debemos darle la importancia que se merece. No se trata de una simple gripe o un resfriado, puesto que la consecuencias o la gravedad pueden ser mucho mayores.

Conviene realizarse chequeos con cierta periodicidad, en especial aquellas personas con varias parejas sexuales. En cualquier caso, antes de mantener relaciones sexuales con alguien, deberíamos asegurarnos previamente de que la persona con la que vamos a estar no tiene ningún tipo de enfermedad de transmisión sexual.

Puede resultarnos un tanto frío sacar el tema, sobre todo si no tenemos la confianza suficiente. Hay que evitar dejarse llevar por las impresiones; por muy sincera o responsable que pueda parecernos, esto no es prueba suficiente. No sería el primer caso en el que alguien da positivo a alguna ETS sin tener conocimiento de ello.

Debemos recordar que se trata de nuestra salud y de que nuestras impresiones, el carácter o lo que nos diga la otra persona, no tienen por qué corresponderse con la realidad de su analítica. Sabemos que es difícil resistirse a los momentos de pasión, pero nuestra salud es una buena causa para ello.

Cuáles son las enfermedades de transmisión sexual

Las enfermedades de transmisión sexual pueden permanecer latentes durante años incluso y no presentar ninguna sintomatología. En este artículo veremos algunas de las más comunes, y conoceremos el resto en una segunda parte.

Clamidia

La clamidia es una ETS de tipo bacteriano que rara vez muestra síntomas. Esta bacteria se encuentra en el semen, en el líquido preseminal o en el flujo vaginal. Las partes del cuerpo a las que puede afectar no se limitan solo a los genitales.

Así, podemos encontrar infección en la vagina, el cuello uterino, el pene, la uretra, el ano, la gargante e incluso los ojos. Puesto que no suelen aparecer síntomas, las personas afectadas por esta bacteria no experimentan ninguna molestia en particular y suelen tardan en enterarse de su infección. Por este motivo se le considera una infección silenciosa.

En el caso de mostrar síntomas, los más frecuentes son: dolor al mantener relaciones sexuales y en el bajo viente, flujo vaginal amarillento y con olor fuerte, pus o secreciones lechosas en los hombres, sangrado entre los períodos menstruales, inflamación en los testículos y secreciones o sangrado en el ano.

Su tratamiento es bastante sencillo y consiste en antibióticos. Cuando no se trata, sus consecuencias son graves, ya que puede llegar a afectar a la fertilidad. Para detectar si estamos infectados debemos  hacernos un examen de orina y un análisis de las células de la vagina, el cuello uterino y el ano.

Gonorrea

La gonorrea o blenorragia es una infección bacteriana. Se contagia también mediante relaciones sexuales orales, vaginales y anales. Afecta a los genitales y también a los ojos y la garganta, tal y como sucedía con la clamidia.

Esta enfermedad de transmisión sexual tampoco suele mostrar síntomas y las personas afectadas no experimentan ningún tipo de molestia.

Los síntomas más frecuentes son dolor y ardor cuando se orina, flujo vaginal amarillento o con restos de sangre y sangrados entre las menstruaciones, en el caso de las mujeres. Los hombres que se han contagiado de gonorrea suelen presentar una secreción de color amarillo, blanco o verde, dolor y ardor al orinar e hinchazón de los testículos. Si la infección es anal, dolor y escozor en esta región, secreciones y molestias al defecar.

La gonorrea se trata también con antibióticos y no suele dar mayores problemas. Es conveniente también realizarse una prueba si mostramos algún síntoma o si hemos mantenido relaciones sexuales de riesgo.

Para verificar si estamos infectados, mediante un hisopo se toma una muestra de las secreciones vaginales, anales, de la uretra y del cuello uterino.

Ladillas

Las ladillas son el equivalente a los piojos pero en las zonas genitales. Este tipo de parásitos se adhieren a la piel y al vello púbico y se alimentan de sangre. Es muy fácil contagiarse si mantenemos relaciones sexuales con una persona infectada.

La sintomatología en este caso es muy fácil de identificar, ya que las ladillas ocasionan una picazón bastante intensa. A pesar de ser extremadamente molestas, no suponen un daño grave para la salud. Su tratamiento es sencillo al no requerir receta médica.

Los síntomas, además de la picazón, incluyen la presencia de pequeños insectos  de color marrón o grisáceo en el vello púbico, de liendres de color amarillo o perla y sensación de agotamiento o irritabilidad.

Puesto que las ladillas crean grupos, es posible observarse zonas de color oscuro en la piel afectada.

Estas son algunas de las enfermedades de transmisión sexual más comunes. Recuerda que en nuestra zona sex shop, puedes encontrar preservativos que te servirán como barrera para prevenir las enfermedades de transmisión sexual. Para que te resulte más agradable utilizarlos, los tenemos también con sabores.

En próximos artículos conoceremos otras enfermedades de transmisión sexual muy comunes. Es importante conocer la sintomatología y cómo podemos infectarnos, así podremos tomar medidas preventivas y evitar posibles contagios indeseados.

Enfermedades de transmisión sexual: Parte I
Puntúa este articulo
Written By
More from farmaciasexual

Circuncisión: ¿una práctica necesaria?

La circuncisión es una operación quirúrgica que consiste en extirpar el prepucio...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *