Los 7 mitos más comunes sobre la sexualidad femenina

mitos sexualidad femenina
mitos sexualidad femenina

Hace unos días hablábamos de los mitos más extendidos acerca de la sexualidad masculina. Pues ha llegado el momento de desmitificar también algunas de las falsas creencias que han acompañado el desarrollo sexual de la mujer durante demasiados siglos. Muchas de estas ideas, basadas en tabús, estereotipos o fundamentalismos religiosos, han cohibido enormemente la sexualidad femenina. Aún hoy, la censura sigue envolviendo ciertos comportamientos y limitando la libertad más íntima de la mujer. Veamos cuales son los errores más comunes.

1.Las mujeres sangran al perder la virginidad

Realidad La forma y el tamaño del himen varía de una mujer a otra. Muchas mujeres nacen sin esta membrana, ya que el tejido puede dividirse durante la formación embrionaria. Así que podría decirse que la mayoría de mujeres carecen de himen propiamente dicho. Otras, sin embargo pueden nacer con el himen cerrado o septado, y estas son las que presentarían algún tipo de dolor y sangrado en su primera penetración. Otra cosa que urge desmitificar, es el propio concepto de virginidad, tan ligado a las relaciones heteronormativas. Se trata de un constructo social demasiado antiguo y patriarcal con connotaciones de propiedad y culpa que hay que desechar de una vez por todas.

2.Las mujeres tienen menos deseo sexual que los hombres

Realidad: Este es un mito que  no tiene ningún soporte científico. Al fin y al cabo, si nuestra especie se ha preservado, ha sido gracias a impulso y el deseo sexual entre ambos géneros. De lo contrario, habría que asumir que la reproducción se produce de manera forzada. Además el propio mecanismo del orgasmo, con su producción de oxitocina, funciona como una especie de droga que nos hace a todos querer repetir el acto sexual. Biológicamente el funcionamiento de la sexualidad de la mujer es muy similar al del hombre. Por lo tanto, las mujeres también piensan en sexo y desean vivirlo y disfrutarlo sin prejuicios de género.

3.Las mujeres no suelen masturbarse

Realidad: Son más las que no lo admiten que las que no lo hacen. De nuevo, el miedo al juicio social impide a muchas mujeres liberarse de tabús y entregarse al placer de su cuerpo. Todavía parecen sobrevolar sobre la conciencia ideas peyorativas sobre la mujer que goza del sexo sin incluir a un hombre. Así que es cierto que el porcentaje de mujeres que se masturban de forma habitual es muy inferior a los hombres que lo hacen. Y sin embargo, deberían. Además  de lograr placer y un orgasmo garantizado, o de liberar de tensión sexual, la masturbación también es una manera efectiva de autoconocimiento que permitirá a la mujer mantener mejor sexo con otra persona.

4.El sexo durante la menstruación es antihigiénico

Realidad: No hay nada que no se pueda hacer durante la regla. La mujer se puede bañar, regar plantas, preparar mayonesa, hacer deporte y mantener sexo.  Muchos hombres sienten rechazo, incomodidad e incluso asco ante la sangre menstrual, como si fuese materia fecal repleta de bacterias. La cultura popular y la religión, invisibilizando la realidad del periodo, son responsables de este tabú. Hoy día tenemos facilidades para mantener hábitos de higiene razonables e información científica suficiente para entender el ciclo hormonal y el proceso de sangrado de la mujer. De todas formas, si se desea evitar la cuestión de la sangre, se puede recurrir a otras prácticas sexuales que no incluyan la penetración. Algunas, en estos días, se sienten indispuestas e inflamadas y su deseo sexual decae por culpa de las molestias físicas. Otras sin embargo, experimentan un aumento de la libido. El orgasmo, además, ayuda a aliviar los cólicos  menstruales.

5.Durante el embarazo, castidad

Realidad: Se puede mantener sexo durante todo el embarazo. Puede que a algunas parejas les resulte incómodo, porque la barriga obstaculiza el acercamiento. Simplemente hay que encontrar la postura que resulte más cómoda. Los padres deben estar tranquilos y aprender un poco de anatomía femenina: el pene no va a lastimar al feto. Primero, porque el miembro no es tan grande como para provocar un aborto, por muy optimista que sea su dueño. Segundo, el feto se encuentra en el útero bien protegido en su saco amniótico y con las compuertas del cérvix bien cerradas. Ni el semen puede provocar infecciones ni las contracciones de un orgasmo van a desencadenar un parto prematuro. Como el embarazo es un baile de hormonas, el deseo sexual aumenta o desciende según la persona.

6.Las mujeres prefieren la penetración al sexo oral

Realidad: El 81% de las mujeres alcanzan el orgasmo mediante el sexo oral frente a un 65% que llegan al clímax con la penetración. Hay que recordar que la mayoría de las mujeres necesitan algún tipo de estimulación directa del clítoris para llegar al orgasmo. Por desgracia las prácticas orogenitales siguen relegadas a un segundo plano, recurriéndose a ellas como breves prolegómenos o actividades complementarias al coito. Aún existe la idea de que el gusto por el sexo oral puede ocultar cierta tendencia homosexual. Lo único cierto es que el acto sexual, cuando no tiene función reproductiva, puede enriquecerse con múltiples variaciones sin darle más protagonismo a unas prácticas que a otras.

7.El punto G es culmen del placer

Realidad: el punto G es un área de placer, pero no la única. La obsesión por el punto G, encierra de nuevo ese afán coitocentrista tan arraigado en nuestra cultura sexual. Siempre tiene que haber algo dentro de la vagina de alguien. Es cierto que el punto G es una  zona  interna, irrigada por muchas terminaciones nerviosas y extremadamente sensible. Pero no es botón mágico que hace que las mujeres experimenten el orgasmo más intenso de su vida. Cada cuerpo es distinto y responde a estímulos diferentes, muchos de los cuales ni siquiera  involucran la penetración. Hay mujeres que incluso pueden alcanzar el orgasmo a través de sus pezones.

Estos son solo algunos de los mitos que afectan al disfrute sexual de la mujer. Resulta que muchas de las cosas que nos contaron, son mentiras fabricadas para mantener subyugada a la mujer. Por eso es tan importante que tanto ellos como ellas estén siempre informados y libres de prejuicios. Es hora de comenzar a disfrutar de verdad del sexo.

Los 7 mitos más comunes sobre la sexualidad femenina
Puntúa este articulo
Written By
More from farmaciasexual

Sexualidad compartida: guía sobre la mujer

Nuestra sociedad actual tiene un problema de comunicación, en particular en el...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *