Sexo tántrico: qué es y cómo se practica

sexo tantrico
sexo tantrico

Todos hemos oído hablar del sexo tántrico pero pocos sabemos exactamente en qué consiste esta práctica milenaria. El Tantra es una filosofía de vida que se originó en Oriente hace más de 4000 años. Se promueven disciplinas como la meditación y el yoga como forma de lograr que el individuo conecte consigo mismo. Pero lo que ha llegado hasta nuestros días del Tantra, es su enfoque hacia el sexo y la manera de utilizar esta energía tan fuerte de forma consciente como método para desarrollar al máximo la sensibilidad humana.

El tantrismo emplea una serie de técnicas propias que permiten prolongar el placer sexual (bhoga) y retrasar el momento del orgasmo. Ese es su punto más atractivo en Occidente, donde el sexo se ha convertido en una experiencia básicamente coitocéntrica que se practica casi a contrarreloj, buscando un orgasmo rápido. Nuestra cultura del sexo es cuantitativa, mientras que la tántrica es cualitativa.

Puesto que el sexo tántrico nos es bastante desconocido, cada vez están surgiendo más escuelas.

En qué consiste el sexo tántrico

En la filosofía tántrica el sexo no consiste en la simple descarga de excitación sexual acumulada. Se trata de un encuentro entre dos personas que nos proporciona una energía especial que se puede emplear para fines espirituales. El goce sexual es como un puente o un camino que nos dirige a un desarrollo espiritual más elevado y nos acerca a nuestro estado más divino, o lo que el Tantra llama “Samadhi”.

Por lo tanto si queremos iniciarnos en el sexo tántrico tendremos que comenzar por cambiar nuestra manera de entender la sexualidad. Debemos aprender a verlo como un viaje cuyo trayecto debe ser transitado de forma consciente, disfrutando cada paso, sin pensar en el destino. No queremos llegar a la meta cuanto antes, por que hay que aprender a retrasar la urgencia del clímax para que la consecución del orgasmo no domine el acto sexual. Así que, una vez asumido que la experiencia tántrica está enfocada al disfrute de los sentidos y no al orgasmo, podemos comenzar. El acto se va a dividir en cuatro etapas o encuentros.

  • Comenzaremos preparando el ambiente. Hay que cuidar los detalles ya que el entorno influye en nuestro estado de ánimo. Escoge una música agradable, regula la temperatura, la luz, los aromas. Pon sábanas limpias y suaves y bebidas o fruta fresca.
  • Vamos a honrar a nuestro cuerpo y al de nuestra pareja así que hay que mantener la higiene previamente.
  • Una vez preparado todo, para comenzar, nos dedicaremos a observarnos de cerca, fijamente. El contacto visual es muy importante en el sexo tántrico. Puede que al principio resulte extraño, pero verás que el deseo se irá encendiendo poco a poco en cuanto consigas prenderte de la mirada de tu pareja.
  • Es el momento de que las caricias entren en juego, pero de momento no hay que implicar a los genitales. Es importante no darse prisa y concentrarse en el momento sintiendo cada parte del cuerpo. Tu mente no debe estar distraída, sino aquí y ahora.
  • En la siguiente fase o encuentro incorporaremos leves caricias genitales pero sin el propósito de conducir a tu pareja al orgasmo. Se trata de explorar y disfrutar las sensaciones que vamos provocando en el cuerpo del otro y siendo conscientes de como reaccionan nuestros sentidos a los estímulos.
  • Después añadiremos los besos, con lo que el nivel de erotismo y sensualidad se irá elevando poco a poco. Sondea el cuerpo de tu pareja con tu boca, saborea, olfatea y siente. Excita su cuerpo pero no le hagas llegar al orgasmo.
  • La cuarta fase del encuentro sexual tántrico es un coito controlado. Hay dominar el ritmo para no acelerarnos y jugar con la respiración para postergar el orgasmo. La pareja debe mantenerse cerca del clímax pero sin llegar a él, disfrutando de esa fuerte tensión durante todo el rato posible. Este autocontrol hará, que una vez liberado el orgasmo, las sensaciones sean mucho más prolongadas e intensas.

Trucos para retrasar la eyaculación en el sexo tántrico

Puede que en las primeras ocasiones resulte un poco complicado eso de contener la eyaculación. Pero con la práctica lograrás controlar tu energía sexual hasta aguantar largos minutos e incluso horas de sexo tántrico sin haber eyaculado.  Para lograr esta capacidad de dominar el orgasmo, puedes ayudarte siguiendo estas pautas.

  • Procura adoptar posturas en las que te sientas más cómodo y que te permitan controlar la intensidad y la velocidad de los movimientos. Así te resultará más fácil parar cuando sientas que estás demasiado próximo al orgasmo, y centrarte en sesiones de caricias y besos.
  • Al comenzar la penetración, ésta debe ser estática. El pene debe quedarse inmóvil en la vagina, mientras la pareja se acaricia y se besa, concentrados ambos en sentirse plenamente.  De esta manera, los genitales estarán cada vez más calientes, vibrantes y excitados, lo que genera una sensación muy agradable. Lo ideal, según expertos en esta práctica, es que este paso dure por lo menos media hora. Lentamente se pueden ir introduciendo movimientos suaves y controlados.
  • Una técnica infalible para retardar la eyaculación y prolongar la sesión de sexo tántrico es la de presionar el área del perineo, esa zona que se encuentra entre los testículos y el ano.
  • El control de la respiración es una parte muy importante durante estas prácticas. Para lograr un ritmo calmado que te permita ir gestionando tu energía, debes concentrarte en respirar profundamente.

Algo tan universal como el sexo puede disfrutarse y experimentarse de formas muy diferentes. La práctica del sexo tántrico es mucho más que un desahogo momentáneo. Es un refugio de paz y relajación, de sentimientos y de valoración del momento presente.

Sexo tántrico: qué es y cómo se practica
Puntúa este articulo
Tags from the story
Written By
More from farmaciasexual

Consejos para hombres con pene pequeño

Tener el pene pequeño nos trae por el camino de la amargura....
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *