Sexualidad masculina: guía para comprenderla

sexualidad masculina
sexualidad masculina

La sexualidad masculina siempre se ha considerado muy simple. Aunque ciertamente es menos compleja que la femenina, también está rodeada de tabúes y es víctima de las expectativas sociales. Con esta pequeña guía, comprenderemos mejor el funcionamiento de los hombres.

Las hormonas no son cosas de mujeres

Con demasiada frecuencia se utiliza la expresión “¿estás con la regla?”, como justificación del mal humor o la irritabilidad femenina. Esta expresión machista niega toda responsabilidad y ridiculiza las emociones de la mujer. Además, es una prueba de la ignorancia de nuestra sociedad. ¿Por qué?

Pues porque los hombres, aunque nos cueste creerlo, también siguen un ciclo hormonal. Así lo demuestran recientes estudios científicos realizados por endocrinos. Los cambios hormonales parece ser que también tienen un efecto en las emociones de los varones.

Para conseguir entender estos cambios es imprescindible comprender nuestra naturaleza. Las investigaciones realizadas al respecto son bastante recientes, no obstante ya cuentan con grandes descubrimientos. Así, conocemos ya cuatro fases hormonales diferentes que afectan al comportamiento de los hombres.

Estas variaciones vienen determinadas por la testosterona, que es la hormona masculina por excelencia. La cantidad de esta en la sangre varía a lo largo del mes, tal y como les sucede a las mujeres. La edad o la estación también afectan a la producción de esta.

Las cuatro fases hormonales que siguen los hombres son: el ciclo diario, el ciclo mensual, el ciclo estacional y el ciclo largo. Tanto a lo largo del día como del mes los hombres sufren variaciones en los niveles de testosterona. Esto explica las erecciones involuntarias por las mañanas o la irritabilidad y el cansancio en el día 18 del ciclo.

De igual forma, en otoño las relaciones sexuales aumentan para la llegada de la descendencia con el buen tiempo, y decaen con el paso de los años, al entrar en la llamada menopausia masculina. Como vemos, tanto hombres como mujeres siguen un ciclo similar que afecta al estado emocional de ambos.

La próstata como fuente de felicidad

Las encuestas parecen revelar que más de la mitad de los hombres han intentado o intentarían hacerse un masaje en la próstata. Además, los expertos en sexología recomiendan esta práctica como parte de los juegos sexuales, debido a su sencillez y al placer que produce.

Sin embargo, el tabú que representa el ano y su asociación a la homosexualidad hacen que la mayoría de los hombres heterosexuales se muestren reacios a practicar este tipo de masaje. ¿Qué nos estamos perdiendo?

La próstata es una glándula de pequeño tamaño que se encuentra en la raíz del pene. Su estimulación produce un placer intenso equiparable al que siente la mujer al estimular el llamado punto G. Por este motivo se le llama a esta región el punto P en los hombres.

Debido a que el hombre tiene un papel activo en la sociedad que se extiende al ámbito sexual, le resulta difícil tener una visión pasiva de sí mismo. Por ello, pueden sentirse extremadamente vulnerables cuando se ven a sí mismos como receptores.

La próstata puede estimularse también desde el perineo, aunque el placer es menos intenso. Dado que el masaje de esta zona resulta satisfactorio para quienes se dejan llevar sin preocuparse por la proximidad con el ano, podemos hacernos una idea de la satisfacción que se obtendría con la estimulación directa.

La sexualidad masculina también se ve afectada por los tabúes sociales y por los roles que han sido impuestos. Tal y como sucede con la masturbación femenina o la estimulación clitoriana, la mayoría prefiere evitar el debate sobre este punto erógeno.

Esta limitación supone una reducción considerable del placer potencial que podrían experimentar los hombres. Los orgasmos obtenidos a través de la estimulación de la próstata son un 33% más duraderos e intensos.

Por otra parte, más allá del masaje con fines sexuales, encontramos el de la prevención de enfermedades o patologías. Así, estimular la próstata resulta beneficioso para aliviar la disfunción eréctil, limpiar el esperma de toxinas o para conseguir erecciones más duraderas.

Si nos da reparo probar en pareja, podemos comenzar con algunos juguetes eróticos destinados a la estimulación del punto P. Los hay disponibles en diferentes tamaños, formas y colores para adaptarse a todos los gustos.

El pene no es perfecto

La presión social afecta tanto a hombres como a mujeres, aunque no de igual forma ni en la misma medida. Cuando un hombre y una mujer se encuentran y juegan a la seducción, ellas muestran una preocupación por su apariencia, principalmente.

Esto supone sentir inseguridad al mostrar su cuerpo sin nada que tape sus “imperfecciones” o su rostro sin maquillaje. Esta obsesión por la belleza hace que muchas mujeres no puedan desconectar y disfrutar del sexo plenamente porque están pendientes de cómo se verá su físico.

Ellos, llegados el momento del coito sufren la presión de responder adecuadamente. El estrés causado por el ritmo de vida, los nervios por la falta de confianza o la atracción por la otra persona pueden dificultar la erección del pene.

A ninguna mujer le sorprende ya la archiconocida frase de “nunca me había pasado”. Sabemos que pasa, pero lo cierto es que no pasa nada. Aunque exteriormente no sea posible saberlo, ellas también sienten nervios y no quieren defraudar.

Hablar o bromear sobre lo que sentimos antes de llegar al momento de la penetración es una buena forma de mostrar empatía y de hacer saber a la otra persona que no se trata de un examen sino de disfrutar de forma conjunta.

Las mujeres saben que la erección puede verse afectada por varias causas y que no es algo que ellos puedan controlar. Del mismo modo, ellos saben que la celulitis es algo normal y no supone ningún problema y que las curvas perfectas están únicamente en las revistas retocadas con photoshop.

Ser conscientes de las presiones a las que la otra persona se ve sometida y quitarle importancia hablando de las propias es la mejor manera para relajarse y poder disfrutar del momento. Despréndete de tus complejos y de tus inseguridades y disfruta de todo el potencial que te ofrece tu cuerpo.

Sexualidad masculina: guía para comprenderla
Puntúa este articulo
Tags from the story
Written By
More from farmaciasexual

LA TIJERA

La Tijera Él se tumba de espaldas y mantiene la cabeza elevada...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *