Ciclo hormonal: la menstruación masculina

Ciclo hormonal: la menstruación masculina
Ciclo hormonal: la menstruación masculina

¿Te has sentido alguna vez como una montaña rusa emocional? ¿Has pasado del decaimiento a la euforia en poco tiempo y sin motivo aparente? La explicación se encuentra en tu ciclo hormonal. ¿Cómo? ¿No es eso cosa de mujeres? Recientes estudios científicos llevados a cabo por endocrinos han demostrado que los varones también sufren el efecto de los cambios hormonales a lo largo de varios ciclos. Entender estas variaciones, puede ser muy positivo para entendernos a nosotros mismos. Aunque se trata de un área que se ha comenzado a investigar bastante recientemente, los expertos han conseguido identificar hasta cuatro fases hormonales distintas. ¿Quieres saber como afectan estas fluctuaciones en el comportamiento de los hombres? A continuación te lo explicamos.

La importancia de la testosterona

Se considera que el nivel normal de testosterona en sangre puede abarcar un rango de 300 a 1,000 nanogramos por decilitro (ng/dL) o 10.41 a 34.70 nanomoles por litro (nmol/L). Esta diferencia tan amplia entre el mínimo y el máximo está relacionada precisamente con la oscilación de los ciclos hormonales. Esto significa que, dependiendo del momento del día, del periodo del mes, de la estación o de la edad, la producción y el nivel de testosterona en el flujo sanguíneo irá variando.

  1. Ciclo diario

La testosterona tiene un ciclo de 24h, que está compuesto de unos 6 ó 7 picos diarios distribuidos en pequeñas fluctuaciones que ocurren cada 15-20 minutos. Se conoce como el Síndrome del Minuto de Testosterona (TMS). La producción de esta hormona es más elevada por la mañana que por la tarde, lo que explica que las erecciones matutinas sean más fuertes que en otros momentos del día.  Para que nos hagamos una idea, un joven de menos de 20 años, puede tener al despertar unos niveles de unos 800 o 1000 nanogramos que habrán descendido a 400 a la hora de dormir.

  1. Ciclo mensual

De todos los ciclos hormonales del hombre, este es el que más puede llegar a afectar a nivel psicológico. A lo largo del mes puede haber una variación sustancial en los niveles de testosterona y su descenso se refleja en las capacidades físicas y mentales. Esto suele ocurrir cuando aparece el estrés, que es un poderoso depresor de la testosterona y de la función sexual. El desgaste físico excesivo también puede provocar un bajo nivel de testosterona. Un endocrino eslovaco llamado Peter Celec  publicó un estudio en 2002 donde mostraba que hombres y mujeres experimentan ciclos de testosterona muy similares a los lunares. Celec comprobó que en los hombres, los niveles descendían de forma drástica en el día 18. En estos días, el hombre puede sentirse más irritado, cansado, sensible y con un mayor apetito.

  1. Ciclo estacional

Las estaciones influyen mucho en el estado de ánimo y el rendimiento de las personas. Y por supuesto el nivel hormonal también se ve afectado, ya que la producción de testosterona fluctúa. Los informes recogen datos que afirman que la frecuencia de las relaciones sexuales es más alta en los meses de septiembre y octubre. Así que va a resultar que la que altera la sangre no es la primavera sino el otoño. El sentido biológico y evolutivo sería el de asegurar un cálido verano para traer a nuestra descendencia al mundo.

  1. Ciclo largo

Es ley de vida que llegados a cierta edad, la producción de testosterona comience a reducirse. A partir de los 40 se inicia el descenso a un ritmo de un 1% al año.  Es un proceso que se conoce como andropausia o menopausia masculina.  Esto puede provocar síntomas como disminución de la libido, hipersensibilidad, estados depresivos, fatiga, irritabilidad, etc.  En estos casos lo recomendable es acudir a un experto para que compruebe el nivel de testosterona en sangre y considere si procede algún tipo de remplazo hormonal para mitigar las molestias.

¿Cómo manejo mi ciclo hormonal?

Al no venir acompañado de sangrado como en el caso de las mujeres, el ciclo hormonal masculino ha pasado desapercibido. Incluso hay académicos que aún se muestran escépticos a pesar de las evidencias. La medicina se ha desarrollado en un marco históricamente machista y patriarcal en el que las mujeres han sido encasilladas como seres inestables debido a sus oscilaciones hormonales. Probablemente es por esto que supone un duro golpe para el ego científico, el tener que reconocer que estos cambios también afectan a los varones.  En realidad no tiene nada de malo ni de incapacitante, sobre todo si nos conocemos bien a nosotros mismos y entendemos y aceptamos nuestros cambios.

Los cambios que conlleva la edad, es decir, el ciclo largo, puede que sean los más difíciles de llevar. En hombres y en mujeres. En parte porque la industria y la sociedad la cataloga como un problema médico que debe ser tratado.  Así, forzándonos a luchar contra el envejecimiento, las empresas obtienen grandes ganancias. Más cuanto más inalcanzable sea el objetivo. Pero relajémonos, las etapas de la vida son transformaciones que siempre nos traen cosas nuevas.

A medida que el hombre cumple años y se van reduciendo los niveles de testosterona en sangre, tiende a tomar otro tipo de actitudes y a centrarse más en los afectos.  La oxitocina y los estrógenos cobran mayor protagonismo y estos cambios bioquímicos implican un comportamiento más emocional.

Hay que reconocer también que, por mucho que practiquemos la aceptación, todos queremos conservar nuestras capacidades y rendimientos durante el mayor tiempo posible. Para esto, existen algunas recomendaciones que transformadas en hábito, pueden ayudarnos a mantenernos en forma en todos los aspectos:

  • Realizar ejercicio de manera constante. Ayudará a que el sistema circulatorio funcione correctamente, lo que mejorará nuestras erecciones. También mantendrá el estrés a raya, el principal aliado de los problemas de impotencia. Y además te permitirá fortalecer ciertas partes del cuerpo para poder rendir mejor en tus relaciones sexuales.
  • Se recomienda tratar de mantener la actividad sexual. El hecho de que alguna vez se presente alguna dificultad eréctil no implica que tengas que renunciar al sexo. En nuestra tienda online puedes encontrar una amplia gama de vigorizantes naturales que pueden resultarte de gran ayuda.
  • Habla con tu pareja, incluso con tus amigos. A veces, compartir los problemas hace que resulten menos serios. También ayuda a reducir la presión psicológica que recae sobre el hombre de tener que dar siempre la talla y conservar la potencia y el deseo hasta el final de sus días.
  • Cuida tu alimentación y tus hábitos de vida. Disminuye el consumo de alcohol, cafeína, grasas y azúcares. Respeta las horas de descanso.

Y lo más importante: cuida y disfruta de tu cuerpo en todos sus ciclos y sus etapas.

 

Ciclo hormonal: la menstruación masculina
Puntúa este articulo
Tags from the story
Written By
More from farmaciasexual

Día de la Mujer: ¿por qué es necesario?

Todavía hay quien afirma, y hablando en serio, que el Día de...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *